Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 27 abril 2018

SEGURIDAD, PAZ Y DESARROLLO INTEGRAL (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

Las preocupaciones en la sociedad se suceden hoy y la indiferencia incita a olvidar, quedándonos con lo personal y lo cercano. Lo social y lo político inciden en las personas y familias, cambiantes como clima y corriente común. Pero la “seguridad, la  paz y el desarrollo humano integral, es una necesidad urgente para la humanidad” Así lo recordaba el Papa Francisco al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede”(9-I- 2017). Hace un siglo vivía el mundo en la I Guerra Mundial, siguió la II Guerra aún más grande, después muchas partes del mundo han tenido periodos de paz y desarrollo económico sin precedentes. Pero en otras se vive hoy entre inseguridades y miedos. Esto motivó “La Jornada Mundial de la Paz” celebrada en Asís (Septiembre 2016) El papa ha viajado a Suecia y a Cuba, donde se reunió con el patriarca de Moscú y también viajó a Armenia, Georgia y Azerbaiyán; su intención es caminar juntos, dialogar con las diferentes confesiones religiosas, no olvidar el sacrificio de los mártires, también evitar el terrorismo fundamentalista y la locura homicida que se realiza en nombre de Dios. Corresponde a los gobernantes y líderes religiosos el procurar evitarlos.

 

El Papa acoge el interés del Consejote Europa sobre la dimensión religiosa y el diálogo internacional. La seguridad es más que vivir tranquilos, conduce a la paz; virtud unida a la justicia, requiere compromiso y cooperación personal e implica un continuo quehacer y no violencia. Y exige desarraigar las causas de las discordias que originan las guerras; Pero como la justicia es siempre frágil, requiere sanar  heridas con el perdón y la misericordia, que dan plenitud a la justicia. La misericordia es un valor positivo  real y social. Cada uno podemos contribuir con algo a esa misericordia,  parte esencial.  de la cultura del encuentro; implica superar la indiferencia y contribuir a una sociedad abierta, cuando hoy encontramos los flujos migratorios, con refugiados y desplazados; y necesitamos ver qué podemos hacer para integrarlos. El Papa agradece a todos los países que acogen a los inmigrantes, vulnerables en su identidad y dignidad personal. Acontece un despreciable comercio, verdadera esclavitud moderna, enemiga de la paz;   entraña una visión estrecha que abre el camino a la propagación de la iniquidad, a las desigualdades sociales y la corrupción. La Populorum progressio” de Pablo VI recordó cómo las desigualdades son las que provocan discordias. “El desarrollo es el camino de  la paz,”pide estimular y fomentar las condiciones para distribuir más equitativamente los recursos y oportunidades de trabajo.

 

Hoy muchas personas sufren en el mundo una pobreza endémica e inseguridad alimenticia  grave.
El Papa a favor del pueblo sirio, llama a la comunidad internacional a negociar y poner fin al desastre humanitario provocado, erradicando el tráfico de armas cada vez más sofisticadas. La Ideología que hoy se sirve de los problemas sociales para fomentar el desprecio y el odio al enemigo hasta destruirlo, es enemiga de la paz. Pero la paz se conquista con la solidaridad, de ella brotan el diálogo, la negociación y la diplomacia. La misericordia y solidaridad que promueve la Santa Sede y la Iglesia católica, es el buscar la paz, mediante la reconciliación y la solución negociada a los conflictos. Esto requiere gestos valientes y urgencia como en Colombia y Venezuela. Ningún conflicto  es hábito insuperable como el de israelíes y palestinos. Todo el Oriente Medio necesita con urgencia la paz. También Europa está atravesando un momento decisivo de su historia, llamada a redescubrir su propia  identidad. Necesita volver  a  sus raíces para plasmar su futuro. Frente a las fuerzas disgregadoras y urge un nuevo humanismo, este ha de estar basado en la capacidad de integrar, dialogar y generar la “idea de Europa” que han hecho grande al Viejo Continente, con el proceso iniciado tras la II Guerra, La paz es también don, desafío, compromiso y cuidar la  Creación que nos es encomendada.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress