Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 1 mayo 2018

NO TENGAN MIEDO A LA SANTIDAD (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

En su reciente Exhortación Apostólica “Alegraos y regocijáos”(Mt.5,12) el Papa Francisco emplea citas y de la homilía de Benedicto XV al iniciar su pontificado, en relación con el misterio de la comunión de los santos, indicando que estamos rodeados, guiados y conducidos por los amigos  de  Dios. En la diaria existencia  de la Iglesia, hay ejemplos vivientes, como quienes trabajan para vivir, que cuidan de otros y personas reales que impactan con su virtud, como era el padre Bergoglio, con su alegría fundada en las Bienaventuranzas y practicando la santidad naturalmente. Su memoria personal está marcada por la misericordia de Dios, con alcance interconfesional –“la santidad es el rostro más bello de la  Iglesia, la presencia del Espíritu, el sacrificio de Cristo y el testimonio de sus discípulos, patrimonio común de católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes”. El  llamamiento a la santidad es universal, con un alcance planetario y sin fronteras; pero a veces pensamos, que  es incompatible con las ocupaciones  humanas

 

1 – El Señor lo pide todo y nos ofrece la verdadera vida y felicidad, para las que fuimos creados y no acepta que vivamos en una mediocridad licuada, sino para  caminar en su presencia, y ser perfectos como Abraham (Gn.17,1)  2 – No se ofrece aquí un tratado sobre la santidad, sino una  llamada a la santidad encarnada en la  actualidad con sus oportunidades  y desafíos.”Fuimos llamados  por  el amor  para  ser  santos.(Ef.1,4)

 

3- Nos invita a reconocer que tenemos para caminar hacia la meta a personas cercanas y a la propia familia aunque no siempre sean perfectas. 7-  Me gusta ver la santidad en el  pueblo de Dios, a los padres y madres que trabajan con alegría  para  salir adelante, y ver la santidad  de quienes como vecinos  son reflejos de la presencia de Dios. 11- No se trata de desalentar a  nadie al verlos como  modelos inalcanzables. Lo que interesa es discernir el camino  en el que Dios pone a cada uno,  para ser testigos en la Iglesia. 12- En las variadas  formas de vida, destaca los estilos  y modelos femeninos, reflejos de la santidad  de Dios. En las mujeres muchas veces históricamente relegadas, el Espíritu Santo suscita en ellas, modelos fascinantes y reformadoras de la Iglesia  que  han cambiado las familias. 14 – Para ser santos no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas .La santidad  no es alejamiento de las ocupaciones  ordinarias  y dedicarse a la oración. No es así. Todos estamos llamados a serlo viviendo con amor y ofreciendo el testimonio en nuestras  propias ocupaciones y estados de vida.

            15 – En los  momentos  de debilidad, miras al Crucificado diciendo que eres un pobre, pero que Él pude hacerte mejor. La Iglesia santa es una comunidad de pecadores.

16 – La santidad crece con la realización de los  pequeños gestos de trabajo y cariño, 17-  Para un cristiano la vida  no es concebible ni ser camino de santidad, sin hacer la  voluntad  de Dios (I Ts,,4-3) Llamados a la santidad, cada uno tiene su misión. 26 – No es santo amar el silencio, evitar el encuentro y despreciar  la  actividad  y el servicio. 32- No tengamos miedo a la  santidad. 35 – Hay falsificaciones de la santidad, encerrarse el subjetivismo y experiencia propia y no reconocer que no es el conociendo lo que nos hace mejores, sino la vida  que  llevamos. 63 – Puede haber muchas teorías  sobre la santidad; pero lo esencial es volver a Jesús y a su modo de trasmitir la verdad. 110- Las notas de  santidad y fuerza testimonial de los santos está en vivir  las Bienaventuranzas.  sin estas  notas que nos debilitan: la negatividad y la tristeza, la  comodidad consumista, el egoísmo individualista y la falsa espiritualidad sin encuentro con Dios y sin combate, sin vigilancia  ni  discernimiento ( Resumen del L.Óbsvatore Romano- 15- IV- 2018) 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress