Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 11 mayo 2018

LAICIDAD FRENTE A LAICISMO EXCLUYENTE (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

 En España necesitamos  recordar  nuestra realidad histórica, como nación dentro la Comunidad Europea, por nuestra aportación a la Cristiandad Occidental, por la evangelización y la primera globalización por haber dado la primera vuelta al mundo y  aportar una legua universal y su gramática, hace más medio milenio La primera unión de Iglesia-Estado, aconteció en el III Concilio de Toledo a.589, con la conversión  de los visigodos  e hispano-romanos, en tiempos de Recaredo. Así nació sin confusión de poderes la colaboración; y aquella “realidad sagrada” Hispania cristiana, que duró poco más de un siglo, siendo culturalmente brillante; pero se perdió y costó casi ocho siglos su recuperación. La idea de laicidad, procede de laico, persona no consagrada, que se contrapone a consagrados sacerdotes y monjes, como poder jerárquico de la Iglesia  frente a los Estados, a veces unidos o enfrentados pero siempre con  deberes distintos y complementarios: el glorificar a Dios, procurar el bien espiritual de la salvación y el bien común general..España ha tenido relaciones culturales y religiosas  muy especiales con Francia e Italia. Nuestra Ilustración cristiana quedó truncada por la  Ilustración y la Revolución Francesas en el s.XIX; y el  XX tras  nuestra guerra civil y  su persecución religiosa, España tuvo que rehacerse material, cultural y religiosamente. Y al llegar el Concilio, nos sorprendió en debilidad teológica para poder dialogar con el mundo. Pero hoy es otra situación, la sociedad  y la  Iglesia española, están  mejor preparadas. La hostilidad contra de la Iglesia, aquí fue una reacción  contra nuestro “máximo religioso”.

 

La Francia laica ha inspirado a muchos intelectuales y políticos españoles; pero  su laicidad actual, no es ya un laicismo hostil y excluyente, que pretende eliminar la religión de la sociedad y del espacio público. El hecho de saber cómo se respeta  lo religioso en las fuerzas armadas francesas es conocido...Actualmente hay en ellas  231 capellanes; 142 católicos, 38 musulmanes, 34 protestantes y 17 judíos; todo a costa del presupuesto militar, garantizando así la pluralidad  religiosa de su ejército, regulando lo religioso para  atender a un bien general, Esto también se hace en España, se respeta lo religioso con una laicidad correcta y no siempre sin un cierto laicismo hostil.

 

El 9 de Abril, Colegio de  Bernardinos, un Monasterio Cisterciense, se reunieron el Arzobispo de París y el Presidente de Francia Emmanuel Macrón, sobre  Bioética y si la  Religión puede servir a la República sin perder su identidad. El  presidente valoró las convicciones religiosas de las sociedades plurales, aportando la trascendencia, el sentido de la vida y la salvación. La República dijo, se enfrenta a una desmovilización  social y  la Iglesia tampoco es  una sociedad perfecta. Francia necesita a los católicos y lo que la República les pide es inteligencia, compromiso y libertad. La Iglesia de Francia cada día acoge a muchas vidas rotas. El catolicismo no puede ser imperativo, sino humilde; la República no pude pedir a los ciudadanos que crean, sino garantizar que la escuchen. Si nos hemos reunido es porque compartimos la idea, de que las relaciones entre  Iglesia y Estado se han deteriorado y es importante repararlas. Estoy convencido de que la savia católica debe contribuir a la vida de nuestra nación. La Iglesia y el Estado deben meter las manos en el barro  de lo temporal. Como jefe de un Estado laico, debo ocuparme de quienes procuran remediar sus heridas. La Iglesia no es reaccionaria, sino un punto fijo, que debe darnos la libertad espiritual y saciar la sed de absoluto. Hablar de esto, es tocar el misterio de la humanidad. La libertad vuestra es ser vosotros mismos, sirviendo a los bautizados y a los excluidos, acercar al misterio de la humanidad, la hermosura de la santidad, según el papa, desde una teología  humana  y en una Iglesia  que sirve.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress