Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 7 mayo 2018

CONOCER MEJOR A ESTA ESPAÑA NUESTRA (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

Es hoy una necesidad para quienes hemos nacido y vivimos en ella. Somos de las cinco grandes naciones europeas: Alemania, España, Francia, Inglaterra e Italia, que aglutinan la Unión Europea de 27 Estados soberanos, con historias y lenguas diferentes y con una religión y cultura cristianas. Europa ha sido un continente abierto a las cinco partes  del mundo, gracias a España e Inglaterra, al Mediterráneo y al Atlántico. Por encima de lo económico- que debe estar al servicio del hombre- resaltan la cultura y la religión como factores de unión y de sentido. A la herencia grecolatina con la Filosofía y el Derecho, y al Cristianismo venido de Jerusalén como anuncio un Dios salvador, origen del humanismo cristiano, con la fuerza del amor y la esperanza, afirmó el valor de la persona  para  poder ser una comunidad solidaria, gozando de todo lo creado.  

 

A aquella Hispania como próspera provincia romana, cuna de emperadores y filósofos, llegó pronto el  cristianismo desde Cartagena y Tarragona, e invadida por los bárbaros que destruyeron Roma, luego los visigodos asumieron aquí el cristianismo y las leyes romanas en el III Concilio toledano el a,589, quedando el Imperio reducido a dos núcleos, el bizantino y la Hispania visigoda, cuya prosperidad duró poco más  de un siglo, que perdida como realidad sagrada, costó mucha recuperarla, y motivó la unión de distintos reinos cristianos con alianzas y luchas, terminó la Reconquista el 1492 Aquí hubo antes muchos mártires, se celebró el concilio de Ilíberis otorgando la licitud a la comunidad cristina como ekklesía, y bajo el signo de la Cruz, Hispania iba a conseguir que el emperador español Teodosio declarara al cristianismo religión oficial del Imperio, y la vez la aceptación de la romanidad. Tras  San Leandro en Toledo y San Isidoro en Sevilla, siguieron  Monasterios, Bibliotecas, la Escuela de los Traductores, la Reforma gregoriana de la Iglesia, luego las Universidades como Salamanca. Y unidos el Derecho Romano y la fe cristiana, aquí se reconocieron el derecho a la vida, la libertad, la propiedad, la política medieval y la autoridad, originadas y responsable ante Dios.

 

Unificada España se abrió providencialmente al Nuevo Mundo y se inició así la globalización e intercomunicación universal. Se emprendió la evangelización tras el ensayo en las Canarias y se llevaron a aquel mundo la religión del amor, el mestizaje y los derechos humanos, asumidos en la evangelización de América, Tuvo que defender España al catolicismo ante el protestantismo y después a la Cristiandad frente al Islán en  varias ocasiones, como en Lepanto y otros desafíos. El catolicismo europeo y  mundial, deben mucho a España, pues tras de haberse vertebrado con la Reconquista, ahora de nuevo hay peligro de una fragmentación, con menosprecio de la verdad, potenciando la mentira, olvidando el bien común e invocando una democracia sin valores humanos, con economía sin principios ni orientación trascendente.. Pero la Providencia  dispuso para nosotros tres referencias: ser peregrinos a Santiago, buscando el perdón; romeros que miramos a Roma como luz y verdad para la salvación, y palmeros evocando en Jerusalén a Jesús Rey de Paz, que ofrece el perdón, la alegría de la verdad y el triunfo del Reino de Dios, son el conocimiento de salvación que orienta a los cristianos.


Pero en nuestro tiempo frente a la concordia, la convivencia en paz y la libertad, con un bienestar innegable - tras el medio siglo de la Transición política - ha surgido  una triple alianza peligrosa: entre comunismo, feminismo e ideología  de género que buscan una revolución social y política, de tres formas: suplantando la experiencia del pasado por las ideologías, imponer la revolución moral contra la cultura y civilización cristianas y fomentando contra la concordia, un triple odio: social, sexual y nacional. En consecuencia los  creyentes y amantes de la  concordia tenemos que ser  más fuertes con la alegría, la brújula de  la fe y el conocimiento de nuestras  raíces históricas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress