Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 9 mayo 2018

LA IZQUIERDA, ANCLADA (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Este artículo es duro por la situación económica actual, pero pretendo que sea objetivo y justo. Duro porque en estos temas resulta muy difícil separar el hueso de la carne; justo y objetivo porque intenta precisamente eso, desvelar a quienes en nombre de un equivocado sentido de la democracia y ninguna solidaridad, quieren vivir de lo regalado o del esfuerzo ajeno.

 


[Img #277284]La primera premisa que quiero exponer es la siguiente: “Hace años la izquierda defendía con razón injustas situaciones sociales; hoy las sigue denunciando, pero con mucha menos credibilidad y legitimidad porque también ella ha sido responsable de que existan actualmente”. No se trata de analizar la cuota de responsabilidad que tiene, contraída en los años que estuvo en el poder, eso llevaría demasiadas y muy discutibles líneas, pero lo que sí resulta evidente es que esa virginidad que en el pasado podía esgrimir hoy ya no la tiene porque es responsable en buena parte de ella. De modo que nadie está ya libre de culpa en este maremágnum en el que se ha despilfarrado y trincado dinero público a manos llenas. Aparecer ahora como unas inocentes víctimas de la situación resulta algo indecoroso.

 


 La segunda premisa es: “El discurso y las maneras que utiliza con frecuencia la izquierda han quedado hoy obsoletas”. ¿Qué es lo que ha cambiado? Pues han cambiado de manera radical las estructuras y las posibilidades sociales. 

 


La insalvable diferencia que antes existía entre una clase dirigente, potentada económicamente y una clase trabajadora que dependía vitalmente de ella, quedó hace tiempo difuminada con el nacimiento de una extensa clase conocida como media, o mejor, distinta, en cuanto contiene otros tintes que la definen y la hacen ajena a esta simple y arcaica línea bipolar; un estrato social moderno en el que coexisten empresarios emprendedores hechos a sí mismos, y trabajadores con un perfil actualizado, un aceptable poder adquisitivo, acostumbrados a vivir desde el esfuerzo y en un número muy superior al que hoy pretende representar algún sector de la izquierda. Un colectivo social que ha posibilitado la superación de esa situación que la izquierda defendía hace medio siglo y que alimentaba su razón de ser. 

 


La pregunta ahora es: ¿No tiene entonces hoy razón de ser la izquierda? Si hablamos de aquella que se comporta como la de hace cincuenta años desde luego que no. Una izquierda que siga pensando en que ellos son los que representan de una manera, químicamente pura, los ideales democráticos. Cuando gobierna, presuponiendo como legítimamente válido todo lo que realiza; cuando queda relegada por las urnas a la oposición, apareciendo como víctima de lo que otro gobierno igualmente democrático realiza, de manera que en el subconsciente de algunos votantes de izquierdas siempre queda una legitimación alternativa posterior a las urnas cuando éstas no les han otorgado la responsabilidad de ejercer el poder.

 


 La razón de este comportamiento se basa en el convencimiento de ser los que mejor representan al pueblo. Pues bien, como decía más arriba, hace años esta afirmación podría ser verdad, el pueblo estaba muy definido, demasiado definido e indefenso; pero hoy, ¿Acaso hay alguien que pueda atreverse a trazar una línea divisoria que excluya a los que no son parte del pueblo? ¿Acaso son “el pueblo” aquellos que votan a la izquierda y solamente ellos? Recordemos a tenor de esto el famoso cordón sanitario y otras lindezas de algún gobernante socialista en un intento de descalificar a la derecha como opción democrática.

 


Y es que la izquierda española vive anclada en un interesado pasado, vacía de discurso, ignorando que la estructura social ha cambiado por completo y que hoy todos vivimos del esfuerzo personal, que se acabaron los trabajos encontrados sin salir del domicilio y que mañana, aquel que no sea un emprendedor, no busque y no conciba el trabajo como algo dinámico, lo va a pasar tremendamente mal, gobierne quien gobierne. 

 


Y es aquí donde precisamente la izquierda paternalista tiene mucho que decir y que cambiar. Hoy ya no se puede, en base a un falsa interpretación del concepto sagrado de que todos tenemos los mismos derechos, ir despreciando trabajos en sectores como la agricultura, la hostelería u otros, que sé de lo que hablo, y seguir viviendo con lo regalado, aprovechando todos los servicios a los que insisto, indudablemente todos tenemos derecho, pero que pagan con sus impuestos aquellos que más trabajan. Que una cosa es no encontrar trabajo y otra muy distinta no salir a buscarlo. Duras palabras, pero ya está bien de vivir del “que vengan a buscarme que ya veré yo si me conviene” en aras de un trasnochado y para nada solidario comportamiento con los que de verdad no tienen otra opción que estar pasándolo verdaderamente mal. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress