Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 10 mayo 2018

LA ARROGANCIA DE LA DERECHA (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Si en mi anterior artículo comentaba de la izquierda el hecho de encontrarse anclada en el pasado y su marcado carácter “exclusivista”, hoy hago lo propio de la derecha diciendo de ella que posee un carácter altivo y arrogante.

 

 

[Img #277394]Parte de la premisa de que su gestión política resulta tan necesaria y evidente…que no es necesario dar explicaciones. Ellos mismos lo dijeron hace tiempo, no estamos aquí para caer simpáticos sino para hacer lo que se debe; una afirmación a la que nadie llevaría la contraria pero en todo caso y en caso de ser cierto, tal afirmación debe estar soportada y trasmitida con otro talante y con otras maneras; y es que los de la derecha en general y salvo raras excepciones, suelen ser poco cordiales y empáticos sociales.
 

Rajoy creo que representa de una manera muy clara esto que digo. Descontando que la situación que heredó bien puede asemejarse a tener que recibir con los brazos abiertos un piano lanzado desde un quinto piso, que fue lo que Zapatero le lanzó antes de irse…la actitud fría, lejana, de despacho, estoica y hermética del registrador gallego no me parece haya sido la más idónea y explicable para un político que gobierna. En su comportamiento siempre se adivina la postura de que está obrando así porque piensa que está haciendo lo que debe, algo que para todos debería resultar evidente…y que por eso mismo no debe dar explicaciones; es decir, aquél que lo capte, bien  y el que no, pues peor para él. Pero este lenguaje en política no es válido, si quiera conveniente para sus propios intereses.
 

La derecha siempre ha tenido dos problemas a la hora de gobernar; uno ajeno a él, pero otro no. El primero es que la percepción social tiende a identificar más a la izquierda con la democracia. Esto hace que a la derecha se le exija más y se le consienta menos que a la izquierda ante situaciones iguales. El segundo gran problema de la derecha es que no sabe trasmitir, ni “vender”, ni es cercana en su gestión. 

 

Probablemente Rajoy no ha tenido durante todos estos años otro camino para sacarnos de la crisis pero sus permanentes silencios y falta de explicaciones ante determinados hechos, sobre todo la inmensa corrupción en su partido, resultan tan incomprensibles como exasperantes. Cierto que son muchos los caballos galopando en esta crisis a los que ha tenido que embridar  pero todo eso en política se ha de explicar porque ante todo somos contribuyentes.

 

Y la prueba más fehaciente de esta más que aparente parálisis e inacción de los populares, está en que nadie sabe cómo teniendo una mayoría absoluta, han permitido llegar a tantos graves extremos. Pero me da que no vamos a quedar con las ganas de saberlo. Mientras Rivera al acecho y encontrándoselo a huevo. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress