Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 11 mayo 2018

CELA Y UMBRAL, CUMPLEAÑOS (Por Eduardo Martínez Rico)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Hoy Camilo José Cela cumpliría 102 años, y yo quería celebrarlo. También cumpliría años Francisco Umbral (86), y, según decía el mismo Umbral, Salvador Dalí: “El 11 de mayo sólo nacen genios”, decía Paco.


    

[Img #277519]A Umbral lo traté mucho, lo estudié mucho y tengo tres libros escritos sobre él. A Cela apenas lo conocí en un curso –un curso emblemático sin embargo-, pero lo leí mucho, muchos libros suyos. Como le decía hace poco a Alan Romero, un joven escritor que le admira de verdad, Cela es algo así como nuestro abuelo literario. Creo que va a perdurar, que se va a convertir en uno de esos escritores que se vuelven clásicos, que trascienden su propia vida, y Umbral también.
    

Los dos eran grandes amigos. Cela al principio fue como un padrino para Umbral, y un editor. “Me publicó tres libros de golpe”, decía Paco, los tres primeros, entre ellos Travesía de Madrid, finalista del premio Alfaguara y el libro favorito umbraliano de Raúl del Pozo, y Larra. Anatomía de un dandy, que a mí me sigue pareciendo uno de sus mejores libros (claro que tiene muchos libros muy buenos).
    

Se apoyaban mutuamente. Hacían declaraciones en prensa y se elogiaban entre sí: Cela decía que “Umbral era el mejor escritor vivo que había en España”, y Paco decía de Cela que era mejor que él –lo cual ya era decir mucho teniendo en cuenta la personalidad de Umbral.
    

Cuando murió Cela Umbral lo sintió muy sinceramente. Se le había muerto un padre, “padre del oficio”, pero más que eso. Luego escribió un libro muy polémico, Cela. Un cadáver exquisito, en el que hace algunas críticas al escritor que no le hubiera hecho en vida, pero casi todo el libro es admirativo. Un gran libro, no muy largo.
    

De todos modos a mí me hubiera gustado, y se lo dije a Umbral, algo más extenso y meditado.
    

-No quería que me tomaran por la viuda de Cela –me contestó él.
    

Yo le he visto a Umbral, y lo he contado en Las verdades de un mentiroso ilustre, leer en voz alta Izas, rabizas y colipoterras, el libro sobre las prostitutas de Cela, y leerlo casi levitando, entre grandes elogios.
    

Umbral quería mucho a Cela y le estaba muy agradecido. Cela le ayudó hasta el final, hasta el Premio Cervantes, donde defendió la candidatura de Umbral hasta el último momento y con su actuación logró el premio para Umbral. Recientemente he leído esto contado en el diario de Salvador Pániker –que admiraba a los dos- Diario del anciano averiado.
    

Tituló el segundo tomo de sus memorias Memorias, entendimientos y voluntades y tenía las tres cosas, las tres potencias del alma, pero sobre todo, creo yo, tenía voluntad. Me da la impresión de que Cela no paraba hasta conseguir lo que quería.
    

Tenía defectos, sin duda, pero también muchas virtudes, y es un ejemplo de constancia, talento y, efectivamente, voluntad.
    

No conviene olvidar su lema, que tanto pregonó, y que me parece admirable, aunque de tan sencillo parezca vulgar: “El que resiste gana”.
    

Cuando recibió el Premio Príncipe de Asturias se lo dijo en su discurso –magnífico discurso- a un jovencísimo Felipe VI.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress