Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 18 mayo 2018

MIRANDO POR CUENCA (Por Francisco Page)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Mayo nos ha venido cargado de agua y de promesas que se llevará el tiempo. Las lilas perfuman mi casa y las mieses crecen formando un mar verde cada día más hermoso.

 

[Img #278826]El tiempo, gris, exige abrigo y tapones para los oídos pues con la exuberante primavera han llegado los de siempre a vendernos futuro tras haberse pasado años mirando por la ventana. Estos ingenieros de la desvergüenza han tomado ya sus decisiones sobre en qué habrá de convertirse Cuenca y han decidido que será el turismo lo que la salve del abandono; turismo y arte; un parque temático donde ver viejos pelando ajos sobre un puñado de gallinas que picotean yerbajos entre los escombros de las casas; bonita performance. Para Albacete y Ciudad Real han concluido que es buena la industria que genera puestos de trabajo (helicópteros y energías alternativas); para Toledo, el sector servicios; Guadalajara ya tiene a Madrid; para Cuenca nada, humo: santos en invierno, el peor Sorolla en primavera y verano.

 

La gente se muere entre estas cuatro paredes o huye con lo puesto del erial donde según cuatro enterados hay tanto que ver. No se invierte ni un duro en desarrollo agrario, en industrias alternativas, en medioambiente, en futuro. Geriátricos con fecha de caducidad, baretos que se expanden hasta ocuparlo todo, ruido de cornetas, de pitas, de música a cuarenta pavos la entrada. ¿Cultura?, los cojones. Arte escondido para que no le de la luz, paredes pintarrajeadas por consejo de un profesor de Bellas Artes, sueños imposibles, esperanzas rotas.

 

Decíamos «Autovía o ruina»; tal cual, ha llegado la autovía que tantas veces he disfrutado en solitario y la ruina sigue. Veintitantos mil habitantes menos en los últimos seis años, a los que hay que añadir mil quinientos más que han causado baja en 2017; miles de hectómetros cúbicos de agua caminito de Valencia y Murcia mientras en la Alcarria hay que llevarla en cisternas. Y todos calladitos, esperando la subvención que llegará menguada o el dedo que nos designará candidato(a) a no sé qué tontá con un sueldo fijo de muchos cuartos; junto a estos, los rentistas que alquilan parcelas en terrenos industriales pagados con fondos públicos (olé).

 

No se me ha olvidado lo del almacén de residuos radioactivos, que se lo ponga la Cospedal en su chalé de dos millones de euros, puñetas. Pero siempre hay a quien le gusta la mierda y la quiere toda para sí sin tener en cuenta que hay a quien le repugna el mal olor de los gorrinos ni la radiación, cosas ambas que acabarán filtrándose al subsuelo para que te mueras tan a gusto, tan dócil, tan conquense.

 

Tú sigue en silencio y verás cómo esta gentuza te va a acabar poniendo definitivamente mirando a Cuenca.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress