Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 25 mayo 2018

DEFENDER SEMPRE LA VIDA HUMANA (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Es una verdad fundamental del cristianismo: la creación del cielo, la Tierra y del hombre - a éste a imagen y semejanza de Dios – y eso nos permite pensar en él como inteligente y libre, capaz de discernir el bien del mal, a quién se le encomendó someter la creación, y colaborar a la salvación, por lo recibido y por lo que es, y más por Cristo el Hombre-Dios, como origen y plenitud de todo. Y llamados a colaborar con Él, la vida humana es un don sin autonomía absoluta, pero somos responsables de nuestras grandes posibilidades ante nuestro Creador y Redentor, y ante la comunidad humana de la que formamos parte, asumiendo las consecuencias de gobernar correcta o irracionalmente todo cuanto está nuestro alcance.

 

 

[Img #279702]La vida  humana es el gran don de Dios. Pero en la realidad de la historia y la vida: con homicidios, suicidios, guerras, infanticidio, aborto, esclavitudes y pobrezas, es muy larga y han sido muchos los falsos valores y pretextos para atentar contra quienes son descartados como inútiles y obstáculo para el bienestar de  personas y familias. El alargamiento de la ancianidad y las patologías que surgen, incita a buscar legalmente la negación del valor de ciertas vidas, es consecuencia de la falta de su sentido trascendente. Por eso es necesario ofertar criterios coherentes.

 


1) Defender la dignidad de la persona  humana en las distintas circunstancias en que se encuentre, es origen y consecuencia del bien común, y del amor cristiano, que no puede desvincularse de la defensa y cuidado de las personas que forman esa comunidad, desde el nacimiento hasta  su desarrollo y desvalimiento. Una cultura que se desvincula de cuidar a los desvalidos no es cristiana, Los cristianos aportaron en la Roma pagana  el amor por las personas cuando no huyeron de Roma afectada por la peste.

 


 2) Cuidar y acompañar con diagnósticos e investigaciones, aplicar medicinas adecuadas para combatir enfermedades con instituciones capaces, exige crear una red de hospitales, con las atenciones adecuadas, más que una inversión productiva, es crear espacios para alivio y convivencia, debe suplir lo que la familia no hace por falta de  medios o por  egoísmo. Hoy hay muchos enfermos  que necesitan cuidados paliativos  especiales; y el aumento te personas que viven solas, tienen derecho a convivir. El IV mandamiento de honrar padre y madre, tropieza en la cultura del vicio, del consumismo y de las rupturas familiares  En la sociedad  actual la familia sufre muchas adversidades

 


3 – Defender el derecho a la vida,  exige  el deber de protegerla en justicia y con proporcionalidad, en todas sus fases, en la infancia y en la ancianidad.  Muchas familias alegan que no pueden tener hijos, por exigencias laborales y por lo mismo el no poder atender a los ancianos; y esto ha motiva abortos, reducción de natalidad, la eutanasia de enfermos y ancianos. Se deben buscar soluciones coherentes con las exigencias de la infancia y de los ancianos que desean  vivir en paz hasta el fin y sin molestar.

 


4 – La eutanasia - muerte dulce procurada y el suicidio, que aumenta cuando se llega a perder el sentido del vivir o verse hundidos  y sin salida - tiene  motivaciones y causas  difíciles de apreciar. Hay patologías que inducen  a ellos y de difícil evaluarlas moralmente, y no es bueno airearlas en las comunicaciones. Lo realmente difícil y auténticamente humano, es saber vivir con un problema, sin soluciones terapéuticas, pero que se ve en la cara y ojos de los enfermos, vislumbrado o percibiendo el valor trascendente de la vida, cuando se mira en Cristo, que nos hace vivir desde la humildad, y desde una percepción del bien que captan los enfermos y marginados. La eutanasia  legalizada alivia cargas en lo humano; pero apaga  luces sobrehumanas y trascendentes, gracias, creyéndonos señores de nuestro destino. Erramos al caer  en el vacío de Dios y lo suplimos  confiando  en los ídolos, el bienestar  y  del dinero
 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress