Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 25 mayo 2018

DEMOCRACIA Y CORRUPCIÓN (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

La democracia es algo así como un inmenso pastel que resulta muy atractivo,un dulce tan agradable y apetitoso como delicado.De ahí que no todas las democracias tenganel mismo aspecto, textura, acabado y, consolidación.

 

 

[Img #279986]El nivel de una democracia tiene mucho que ver con el grado de seriedad y honradez delaciudadaníadonde está instaurada, eso es cierto, pero ante todoy fundamentalmente con la honradez de quienes ejercen los poderes públicos.Y como resultante de estas dos derivadas, con la culturade los votantes a la hora de discernir lo que es humo cegador y fruto que alimenta y asienta a esa democracia; en definitiva, con la seriedad en el comportamiento, tanto público como privado. 

 


Porque como todo aquello que posee un gran valor,la democracia también está sometida alos ataques de los desaprensivos que se quieren apoderar de ella. El ataque puede venir de fueraaunque en nuestro país ese riesgo creo que ya es pasado. El ataque por tanto más peligroso es el que se fragua desde su interior a base de desvirtuarlasiendolaresponsablede esa alteración una bacteria que se llama corrupción. La corrupción provoca que las cosas, los organismos en los que actúa se vean alterados tanto en su composición inicial como en la finalidad para los que fueron creados modificando el equilibrio que les proporciona su razón de ser.

 


Cuando un gobierno, cuando los poderes públicos exigen a la ciudadanía un sacrificio económicopara salir del atolladero, tres son los extremos que ha de contemplar. El primero las causas que han llevado a nuestra economía a tal situación, el segundo el grado de responsabilidad que ha tenido cada uno en este despropósito y tercero el propósito de enmienda de todos, de los que gobiernan y de los gobernados. 

 


Pedir sacrificios a los contribuyentes para que el dinero vaya a satisfacer unas exigencias mucho menos necesarias de unos pocos que las básicas de los parados por ejemplo, para contentar a unas minorías que mantienen a base de euros al gobierno de turno; cuando se conocen obras suntuosas e innecesarias para satisfacer el ego de quien habita la estancia, mal ejemplo es el que está dando quien debiera ir por delante en sensata austeridad. 

 


El caso Gürtel, los Eres y tantos otros casos de corrupción que han salido a la luz y están siendo juzgados, así como los que aún pendientes y que la ciudadanía y su dinero está soportando de una manera más que estoica me llevan a considerar una tremenda duda; si se trata de paciencia o de descrédito. Porque en el primer caso existe solución, pero si es consecuencia de lo segundo…estamos hablando de un problemón, la ruptura de la ciudadanía con aquellos que les representan.¿La culpa? Desde luego que del sistema democrático no puede ser. ¿No será que la democracia para ser más auténtica y profunda habrá de sermucho másmoral? 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress