Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 31 mayo 2018

CRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

Terminado el tiempo Pascual y antes del Domingo de la Santísima Trinidad, se celebra la fiesta de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, que completa su función como Redentor y Mediador En las antiguas culturas, se daba culto a los dioses, existía el poder político para gobernar a los hombres y el poder religioso, que daba culto a la Divinidad. Israel llegó al monoteísmo desde los egipcios y por la revelación bíblica del Antiguo. Testamento. No hay culturas sin dioses ni sacerdotes. En Cristo Hombre-Dios, y luz del mundo, sus palabras responden a las más profundas exigencias del corazón humano. Nadie en el mundo ha impactado y con más huellas que el Crucificado y Resucitado que fundamenta la fe cristiana. Conocemos este misterio por la gracia de la fe y el magisterio de la Iglesia. Cristo es el ungido del Señor, el “Hijo único de Dios por quién  y para quién todo ha sido hecho”.Es la culminación de la creación, encomendada al hombre que reconduce la humanidad a la plenitud en Dios, mediante el misterio de la redención, histórica y apocalíptica que vendrá, y realiza la salvación desde la condición espiritual del hombre, en lucha hasta superar el mal, venciendo el odio. Cristo Redentor y Mediador, protagoniza la realidad histórica de la salvación. Es el Alfa y la Omega. El principio y el fin. “Dios nos bendijo, predestinó a ser sus hijos, recapitulando todo en Cristo, para que hagamos posible con Él nuestra santificación. Los cristianos tenemos tres grandes principios: la creación, redención y  santificación. La ciencia no explica la primera, estimula con la segunda y ayuda a terminar en la santificación. ”Cristo es el Camino, la  Verdad y la Vida” Cristo Mediador, es el centro de la  historia.  

 


El sacerdocio de Cristo, surge del Hombre-Dios, iniciado en la Encarnación. Los sacerdotes paganos ofrecían y sacrificaban animales seleccionados, derramando su sangre sobre  el altar, comiendo parte de la víctima y quemando parte de lo sacrificado.. En la América prehispánica, arrancaban el corazón a seres humanos para honrar de sus dioses. En la Biblia Abraham estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo. Cristo en su predicación dijo:“Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y lo resucitaré en el último día.. No fue comprendido y algunos alejaron. La revelación cumbre fue en la Última Cena, a “Tomad y comed,  porque este mi cuerpo y bebed  de este cáliz de mi sangre, que será derramada por vosotros y por muchos y sigue:“ Haced esto en conmemoración mía” Asíí estableció la Eucaristía, banquete de acción de gracias.”Era el sacrificio de la Nueva Alianza”, que es el verdadero sacrificio redentor de Cristo que ofrecen los sacerdotes, de modo real, pero incruento, para la vida del mundo. El celebrante, que obra “en Persona de Cristo,”prepara el sacrificio eucarístico con las  lecturas, la homilía y las ofrendas de los fieles, dando gracias por el misterio celebrado. Y otra función importante, es la reconciliación y la comunión sacramental.

 

La muerte de Cristo Sumo Sacerdote y Pontífice, puente entre la humanidad y la Divinidad, nos redime en la cruz- como sacerdote, victima y altar, rehabilita al hombre tomando parte en el sacrificio, y en su victoria lograda sobre el mal por la Redención. La misión de este empeño en el que participamos los cristianos como Iglesia, es la implantación del Reino de Dios; y en él participan los cristianos anónimos que obran en coherencia con su conciencia. Cristo recoge los deseos del Antiguo Testamento y les da el contenido espiritual y universal. La vida es luchar contra el mal, y el Reino anunciado por Cristo, es el triunfo de “la verdad y la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, el amor y la paz.”El sacerdote, consagrado que “obrar en persona de Cristo.” aporta una  respuesta generosa, entregando su vida a  los hombres, para  edificar la Iglesia, que vive, “entre las persecuciones e indiferencias  del mundo y  consolaciones de Dios”

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress