Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 12 junio 2018

EL PARALAJE POLÍTICO EN NUESTRA DEMOCRACIA (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

En la reciente Moción de Censura, la diputada Ana Oramas de Coalición Canaria, dedicó su breve discurso de seis minutos a hacer una radiografía más que nítida sobre lo que estaba ocurriendo en aquella Cámara.

 

 

[Img #282864]Desde su imposible acceso al poder, ella está allí para defender los intereses de una región lejana y empobrecida, realizó un análisis objetivo, valiente y tan fácil de entender sobre la situación política actual que su intervención ha sido ya reproducida por más de ocho millones de seguidores en internet. Si quieren conocerla vale la pena perder ese tiempo porque será un elemento importante para entender todo lo que está pasando en España ahora mismo políticamente hablando. Yo la suscribo por completo.

 


Nunca he militado ni votado al mismo partido porque no soy seguidor a ciegas de ninguno; que nada es más gratificante que estar libre de visceralidades de cualquier tipo y de un estómago políticamente agradecido; que la vida se la debo a mis padres, la formación a profesores y maestros, la pensión que cobro a los años de trabajo, impuestos incluidos y la felicidad a familiares y amigos; este es mi caso pero seguro estoy que el de muchos de ustedes también. 

 


Llevamos ya bastantes años, adiós gracias, inmersos en la carrera democrática; pues bien, creo que la nuestra sigue teniendo a estas alturas todavía algunas asignaturas pendientes, una de ellas importantísima por ser troncal en primer curso: Es la que hago llamar “paralaje” político entre izquierda y derecha; para quienes no sepan en qué consiste este concepto, diré que se trata de la desviación angular de la posición aparente de un objeto, dependiendo del punto de vista elegido; trasladado a la política, la visión de las cosas y problemas según tengan su origen a uno u otro lado de un hipotético centro y en democracia concretamente, su identificación distinta desde la izquierda y la derecha. Un error que se presenta en muy distinto grado según quienes están observando, aumentando de manera considerable en aquellos que la perciben desde posicionamientos más izquierdistas, para los cuales cuanto más hacia el extremo, la democracia atesora mayor legitimidad y credibilidad.

 


 La prueba irrefutable de lo que digo está en que existe una corriente subliminal por la que se consideran democráticos a todos partidos de izquierda, no así a los de derecha que se aceptan como tales siempre y cuando se encuentren muy cerca de ese centro al que antes hacía referencia presentando en todo caso una democracia de menores garantías. 

 


Como si la intensidad democrática apareciera en toda su calidad y esplendor en la extrema izquierda y se fuera atenuando a medida que las opciones se fueran acercando al centro izquierda para acabar desvaneciéndose al llegar al centro derecha. Escenificando lo que digo, considerando al PSOE como un partido con perfil más democrático que el Partido Popular aunque en determinados momentos éste obtenga mayor número de votos. Y hablando de extremos, aceptando sin problemas el populismo de Iglesias y rechazando el simétrico de Le Pen por ser considerado este último de manera exclusiva un peligro para la democracia, siendo elegidos ambos en las urnas y presentando también ambos el para nada democrático pensamiento único. (Esto nos llevaría a reflexionar sobre las dos variables que hacen democrático a un partido. Los votos y su ideología. Hitler fue un ejemplo. Pero esto lo dejo para otra ocasión).

 


Esto me lleva a pensar también que en España existe una percepción atávica que ve en la izquierda el estado natural de la democracia, constituyendo los gobiernos de derechas auténticos estados de excepción, votados en las urnas para reconducir situaciones, extremo que no deja de ser paradójico.  

 


Días pasados José Bono, al que tengo por un político de mente preclara, se descolgó en un programa televisivo con estas palabras: “Mire, la diferencia que hay entre ellos con, por ejemplo, Rato o algunos de los condenados en el Gürtel es que Chaves y Griñán se han podido equivocar pero son decentes, y los otros no lo son”. Según el ex ministro los corruptos de izquierdas son decentes, pero los de derechas no, además de comparar a dos expresidentes con alguien que no ha sido; que Rajoy tampoco se llevó dinero.

 


 La declaración de Bono fue una más que plasma esa hipermoralidad que la izquierda tiene encerrada en su caja de caudal político. Una frase que parece indicar que la izquierda, incluida la extrema, está legitimada para todo porque es democrática “per se”, mientras la derecha debe demostrar continuamente sus credenciales, aunque, repito, a veces sean los partidos más votados. Y no sólo los políticos; en una popular tertulia televisiva sabatina los periodistas significados como de izquierdas, suelen comportarse ante las críticas de los compañeros de enfrente, como si estos últimos quisieran arrebatarles algo que consideran como exclusivo y propio. 

 


Esta asignatura pendiente a la que me refería al principio, tema central de este artículo, quedó reflejada de manera patente en el saludo que dispensó Monedero a Soraya Sáez de Santamaría una vez que Sánchez fuera elegido Presidente del Gobierno. La frase del podemita, vastamente difundida y conocida, resume de manera nítida todo lo que he pretendido expresar en estas líneas. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress