Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 14 junio 2018

UN EURO (Por Eduardo Martínez Rico)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 1 Comentario

Para mi tía Ángeles

 

[Img #283243]La vida hay que verla con perspectiva. Lo que estamos viviendo ahora puede parecernos gris, falto de interés, incluso triste. Pero dentro de un tiempo, unos años seguramente, eso puede adquirir sentido, coherencia, junto con multitud de sucesos que ahora mismo tienen lugar, nos están sucediendo, pero que se nos escapan.
    

 

Hace tiempo me di cuenta de que la vida, más que para vivirla, es para recordarla; quiero decir para recordarla mientras la estamos viviendo, juntando esos dos ritmos, esas dos velocidades, esas dos vidas, en el fondo, que forman la misma vida.
    

 

Habría una tercera vida, la del futuro, con sus esperanzas, sus proyectos, sus frustraciones que debemos evitar, pues seguramente las verdaderas frustraciones consisten en una abdicación, un abandono, cuando el futuro está abierto a muchas realizaciones. Claro que hay que perseguir y luchar, en el sentido más amplio de la palabra, por esos objetivos.
    

 

En fin, no quiero simplificar todo esto, tan complejo, en un breve artículo. Yo sólo quería recordar un episodio de mi adolescencia, en el fondo muchos episodios de mi vida: las lecturas de las novelas de Julio Verne.
    

 

El otro día, en mi librería de viejo habitual, El Desván del Libro, a la que tan feliz acudo cuando puedo, compré La vuelta al mundo en ochenta días, de Julio Verne. Costaba un euro, estaba entre los libros de oferta, en una caja en la entrada. Ahora que lo pienso tal vez costaba un euro porque… ¿quién no tiene hoy en día, aficionado a los libros, La vuelta al mundo en ochenta días? Pues bien, yo no lo tenía, porque lo presté hace tiempo y no ha vuelto todavía a mi casa.

 

Me pareció una oportunidad única para comprar este libro, un libro mágico, y repasarlo, revisarlo, su texto, sus ilustraciones, su magnífico prólogo de Miguel Salabert. E ir a mi globo terráqueo y seguir el viaje de Philleas Fogg alrededor del mundo.

 

Aprovechando la coyuntura ya he ido a otros libros de Verne, repasando una etapa de mi vida que, seguramente, en su momento me parecía gris y anodina. Tenía 14 años, estaba en 1º de BUP y es muy probable que mi existencia no me pareciera nada apasionante, sobre todo comparado a la de los héroes de Verne.

 

Pero precisamente tenía sus libros. Por las mañanas iba al colegio y por las tardes me sumergía en las aventuras de Los viajes extraordinarios de Verne, o las apasionantes novelas de Dumas o Stevenson.

 

Y si lo miro con perspectiva –es verdad que yo soy positivo y optimista, pero no carente de tristezas y malos momentos- todas las épocas de mi vida, por esto o por aquello, me parecen buenas. Hay que mirarlo todo con unos años, a veces muchos, para comprender que las etapas pasadas han merecido la pena. De verdad.

 

Es como los libros y los artículos que escribimos. Necesitan reposar, a veces a los ojos de muchos lectores, otras veces escondidos en cajones o armarios, para alcanzar la verdadera dimensión de su valor.

 

Fernando Savater escribió en La infancia recuperada que había una serie de lecturas que nos retrotraían a nuestra infancia, entre ellas, creo recordar, citaba las de Verne. Hace muchos años que leí el libro de Savater.

 

Bien mirado, hoy en día pocas cosas se pueden comprar por un euro. Pero yo compré La vuelta al mundo en ochenta días, lo que me confirma la idea de que el precio y el valor tienen algo que ver, tal vez mucho que ver, a veces, pero no siempre. Y que no son la misma cosa.

 

Por un euro yo viajé en el tiempo y me traje de este viaje, como la flor de Coleridge, de Wells, de Borges, la prueba de que fui feliz, de que soy feliz, de que lo seré en el futuro. Sólo necesito un poco de perspectiva para saberlo con certeza. Perspectiva que se va renovando en el tiempo, con el tiempo.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
ALLAN
Fecha: Viernes, 22 junio 2018 a las 01:16
Los libros en general no se prestan y menos los de Verne, yo compré ese libro de editorial Alianza y los otros de Verne y la biografía escrita por Miguel Salabert que estoy leyendo en la década de los 80, además los de la editorial ANAYA, que son las mejores ediciones que hay con sus ilustraciones originales,nuevos, ya que yo no compro libros usados,en Caracas, también puedes entrar a mi blog sobre Verne **** : **** julesverneastronomia.blogspot.com gracias y un saludo

eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress