Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 28 junio 2018

LA NOVELA (Por Eduardo Martínez Rico)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Escribo una novela. Casi siempre escribo una novela, o algún libro, pero no es raro que sea concretamente una novela. Gracias a eso desde hace años he conseguido un ritmo de publicaciones, que no es otro que de escritura y, finalmente, de vida. Vivir respirando, vivir escribiendo, a pleno pulmón.


    

[Img #285423]Pero yo hoy me quería fijar en el detalle de la novela, de escribir la novela. Si nos fijamos todo el mundo está escribiendo una novela, sobre todo en el entorno de un escritor, o de un joven escritor, o de un escritor en ciernes.
    

 

Todo el mundo tiene en el telar una novela, como un gran proyecto de vida, una gran ambición, por qué no.
    

Una vez le dije a mi primo Miguel Martínez-Lage, que fue un gran traductor del inglés y que nos dejó hace poco, al contarle que estaba escribiendo una novela –se trataba de Cid Campeador-, y que para mí era un “motor de vida”.
    

Él me contestó:
    

-Pues sigue con ella porque para eso se escriben novelas.
    

No se me olvidará.
    

Una novela es algo cotidiano, algo que te acompaña día a día, que a veces dejas y a veces coges, o hay temporadas en que te metes con ella y avanzas mucho, o directamente la terminas.
    

Luego acabas el libro y te entra una gran felicidad, pero tienes que encontrarle editor, y si no eres un poco conocido, eso es un problema. Ya era un gran problema, por difícil, terminar la novela, pero cuando termina viene otro, de calibre no menor.
    

Después publicas el libro, tras dar unas cuantas vueltas por el mundo literario y editorial, y ahora se trata de venderlo. Otro problema.
    

Y así es la vida, como todos sabemos. Uno está entretenido, pasan los días, pasan los años, y ocurren muchas otras cosas, y cuando uno se da cuenta tiene 42 años –es mi caso- y ve que tiene mucho de lo que quería y que le falta también mucho.
  

 Pero ya se considera un escritor.
  

Hay escritores que se consideran escritores con un libro publicado, por ejemplo. Yo, quizá, he tenido que publicar trece y dar muchas vueltas al ruedo de la literatura y del periodismo para considerarme tal cosa.
    

Tuve maestros muy exigentes, y yo mismo lo soy.
  

Escribo este artículo porque yo también tengo una novela, una novela que me ronda desde hace años, tal vez cuatro, y que quiero rematar ya, este verano si es posible. Es una novela histórica, me encanta el tema, mis novelas históricas anteriores se venden bien, y tengo todo a mi favor para terminarla. Me voy a poner con ella, ya, en realidad ya lo he hecho, ya lo estoy haciendo.
    

Sí, todo el mundo está escribiendo una novela, pero lo maravilloso, es que, con el tiempo, uno ve que todas esas novelas se van terminando, van a apareciendo, y los amigos acaban publicando sus novelas, felices y realizados.
    

Y esto es lo que quería contar hoy.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress