Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 2 julio 2018

EL SACERDOCIO DE LAS MUJERES (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

El tema tiene cierta actualidad, porque la mujer es imprescindible en la vida y en la sociedad, está presente en toda clase de servicios y profesiones humanas con plena competencia, también necesaria y muy importante en la Iglesia, ya que una mujer fue elegida por Dios desde la eternidad, como Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa de Espíritu Santo. Además tenemos experiencia de cambios históricos, por evolución y por las necesidades humanas. Concretamente en nuestro tiempo, tenemos una escasez de sacerdotes, que lleva a preguntarnos, si será posible en la Iglesia la consagración  sacerdotal de mujeres. Pero las raíces de la Iglesia están en Jesucristo, que eligió a los que quiso para estar con Él, y ser luego sus testigos, predicar y celebrar la Eucaristía “obrando en su nombre,” vinculada al Sacramento del Orden; por él la Iglesia reconoce ser fuente de vida por esa configuración  con Cristo Sacerdote, el sacerdocio  ministerial de los doce, excluidas las mujeres. Así lo afirma La Carta Apostólica (22-V-1994) Ordinatio sacerdotalis, despeja la duda al afirmar que la Iglesia no tiene facultad de conferir la ordenación sacerdotal a mujeres. Así se enseña en la Iglesia como infalible en su magisterio ordinario, afirmando  las verdades cristianas.


En lo referente al sacerdocio ministerial, la Iglesia recoce que no es posible cambiar la esencia de este sacramento instituido por Cristo En la ordenación de los presbíteros, actúa el amor originario de Dios, de modo que la Iglesia pueda tener así en cada situación histórica, la presencia visible y eficaz de Jesucristo, como fuente capital de la gracia – función que desempeñan los sacerdotes – cuando actúan “en persona de Cristo”. Y que esto no lo haga la mujer, no es subordinación, sino un enriquecimiento mutuo. María es Madre del Señor y Madre de la Iglesia. La fidelidad al diseño de Cristo sobre el sacerdocio, permite profundizar en la función específica de la mujer en la Iglesia.”En el Señor, ni mujer ni varón, ni varón ni mujer, iguales (I Cor.11,11) Esto ilumina la cultura, la bondad y diferencia de su misión, complementaria en la sociedad.. El hecho de que en la Última Cena estuvieran los  Doce, a quienes encomendó celebrar la Eucaristía, es la referencia teológica  fundamental  para el Sacramento del Orden.
 


Las dudas planteadas sobre el carácter definitivo Ordinatio sacerdotalis, tienen unas graves consecuencias, sobre  el modo de entender el Magisterio de  la Iglesia, a la hora de comprender la tradición Eclesial. Es importante reiterar que la infalibilidad  no se expresa solamente en un Concilio o en definición ex cátedra, sino también cuando los obispos del mundo, en comunión con el Papa, sostienen una misma doctrina como católica y definitivamente. Juan Pablo II en la Ordinatio sacerdotalis, se refiere esa infalibilidad mantenida en la Iglesia a lo largo de la historia, que es continuidad en el tiempo, y de los obispos con el Papa, no como nuevo un dogma, sino como parte del depósito de fe católica. Además es la comunión y tradición de una verdad revelada. Juan Pablo II examinó y consultó con los Presidentes de las Conferencias Episcopales interesadas  en este tema. Y todos  declararon la convicción, de que la Iglesia no tiene facultad para conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres; además que esto es doctrina irrevocable. Benedicto XVI  reafirma esta doctrina y que la desobediencia no es el camino adecuado Y el papa Francisco en Evangelii  gaudium  afirma que el sacerdocio que no pone  en tela de juicio “el sacerdocio  reservado a los varones como signo de Cristo”y que sobre la ordenación sacerdotal de mujeres en la Iglesia Católica, la  última palabra clara fue pronunciada por  San ,Juan Pablo  II y  esta permanece.
”(L`Observatore Romano - 3- VI- 2018)

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress