Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 3 julio 2018

SOLEMNIDAD DEL CORAZÓN DE JESÚS (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

En la Liturgia de la Iglesia, Cristo llena prácticamente todo; pero con el tiempo, su  misterio ha dado lugar a unas advocaciones universales y devociones locales en pueblos y naciones. En nuestra posguerra española del siglo XX se extendió mucho su devoción y la consagración de pueblos y familias, al Corazón de Jesús aumentó la comunión frecuente con los primeros viernes, y por eso su imagen se colocó en lugares elevados y visibles, como hizo Cuenca  en el cerro  del Socorro, en los años 50 donde antes hubo una ermita dedicada a la Virgen. Ahora en la Liturgia su fiesta se celebra como solemnidad, el viernes después del II Domingo de Pentecostés. Muchos mártires españoles y del siglo XX españoles y de otras naciones, murieron gritando ¡Viva Cristo Rey!. España ya había sido consagrada  al Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles el 1919; por el Rey Alfonso XIII; pero el 1936 la sagrada imagen y el monumento fueron destruidos; y reconstruidos después, allí están el Seminario Diocesano de Getafe y algunas Comunidades Religiosas. y  centros  de  espiritualidad.

 


En el Calendario Litúrgico de la Iglesia, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús se introdujo a finales del s, XIII. Su devoción venía desde más lejos, de San. Bernardo en el s XII; en España con San.Juan de Avila s.XVI, en Europa desde Santa Margarita  María de Alacoque y San Juan Eudes en el s XVII; luego en Valladolid con el P. Hoyos y el Santuario de la Gran Promesa. La devoción al Corazón de Jesús unía a todos con la promesa de santificación y salvación a cuantos acudieran a Él. Desde finales del siglo.XVIII, y especialmente desde los papas de los siglos XIX y XX, se dio una gran  relevancia a esta devoción popular, considerando la práctica de su culto “como la más completa profesión  de la religión cristiana (Pío XII). Normalmente el corazón de la persona, es considerado como el núcleo de la personalidad y la sede del amor. El Corazón de Cristo el Hombre-Dios, es  el centro de su triple amor a los hombres: amor humano, espiritual y divino. Pero tras de tres siglos de esplendor, su devoción ha perdido relevancia, con ayuda de nuevas fuentes y reflexiones bíblicas, teológicas y preocupaciones culturales; y desde el Vaticano II, se da relevancia al compromiso social frente al egoísmo e  individualismo  reinantes.
Pero El Apostolado de la oración (APOR) es movimiento que nació en Francia entre estudiantes Jesuitas por el P.Enrique Raniére, y con proyección misional para la salvación del mundo; buscaba muchos socios practicantes de las devoción al Corazón de Jesús, fueran como la retaguardia de oración, en muchas congregaciones religiosas, con el ofrecimiento diario de su vida y obras, para lograr la salvación del mundo. Todavía hoy hay personas, en parroquias y comunidades, que se ofrecen diariamente y  practican esta enseñanza, con unas intenciones mensuales y del Papa para cada día. La oración es como el contraste a la llamada “herejía de la acción/activismo”.Sabemos que “la oración es el alma de todo apostolado” Nadie viene a mi si el Padre no lo atrae” Y otra forma de conocer la personalidad cautivadora de Jesucristo, son sus palabras;”De la abundancia del corazón habla la boca” Vivimos en una sociedad que nos invade hasta interiormente con las vanidades, noticias y valores efímeros. La educación en cambio, es enquiciarse en la verdad y el bien.; y su prioridad preferir el ser al tener. El camino oportuno es “Pedir conocimiento interno de Cristo” para amarle y seguirle, hasta y ver como esencial la consagración personal a Él según la  propia vocación y estado y esencial para la consagración sacerdotal o religiosa, en la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo. Estos son los motivos y las razones que forman a los seminaristas aspirantes al sacerdocio, y  a los religiosos, religiosas y seglares que  cuentan con Dios en su  vida.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress