Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 4 julio 2018

¡AY LA LIBERTAD! (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

De los muchos anuncios que invaden habitualmente las páginas de nuestros periódicos, cierto día vi uno que me sorprendió por su expresividad. Se trataba del anuncio de un concurso fotográfico que tenía como tema: “Fotografiar la libertad”. Como reclamo, mostraba a un imponente felino corriendo con todas sus fuerzas. Una imagen que sin duda era extremadamente bella.

 

 

[Img #286283]Presumo que la idea que movía a este concurso no era para nada de carácter filosófico, sino puramente estético y comercial; sin embargo me resultaron cuanto menos curiosas dos cuestiones en la ambiciosa finalidad que pretendía lograr este anuncio; la primera el utópico deseo de querer captar algo a la vez tan expresivo como íntimo e interior y por ello tan poco abarcable como es la libertad y la segunda, el intento de congelar en una imagen un concepto tan grande, profundo y subjetivo.

 


 La libertad, ¡ay la libertad! tan añorada por muchos, largamente prohibida por la historia en tantos sitios, tan despreciada por algunos, demasiados y tan poco conocida y desaprovechada por casi todos. 

 


Si tomamos el concepto de libertad como aquello que hace referencia a la ausencia de ataduras físicas, esa libertad sí es muy fácil de recoger en una imagen y cómo no, es la libertad de la que hay que partir para poder seguir hablando de otras libertades. Es la libertad que nos quería presentar la fotografía del anuncio.

 


 Otra libertad menos fácil de fotografiar es la que se refiere a la libertad intelectual, esa que no es tan visible como la material pero que sí puede ser captada de manera más profunda en los rostros de tristeza de quienes padecen su ausencia. Porque existe la libertad exterior, la libertad espacial pero también existe la libertad de pensamiento; ambas se ejercitan mientras no existen barreras materiales ni presiones económicas, ideológicas y sociales. “Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo”. Una frase del dramaturgo austriaco Franz Grillparzer  que “fotografía” de manera expresiva un concepto más amplio de libertad. 

 


Pero el concepto de libertad tiene otro componente más profundo y último. La libertad hacia uno mismo, la libertad de todo aquello que en nosotros supone un obstáculo para lo que en el fondo quisiéramos ser y hacer. La imagen de la libertad física e intelectual tiene en esta libertad su culmen porque supone la superación de la esquizofrenia entre lo que deseamos, podemos y queremos, entre lo que nuestra conciencia nos dice y lo que nuestras naturales inclinaciones nos seducen. Montesquieu, uno de los filósofos más preclaros de la ilustración “fotografió” la libertad como pocos lo han hecho. “La libertad consiste en poder hacer siempre todo aquello que se debe hacer”. Síntesis de una fotografía, radiografía y escáner existencial de lo que es la libertad total.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress