Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 6 julio 2018

DÍAS DE DUELO (Por Francisco Javier Page Martínez)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

A veces, la muerte llega discreta; otras, no y todo lo trastoca. Esto es un breve homenaje a Pedro Cerrillo, a quien los dioses han llamado antes de tiempo, cuando más fecundo era.

 

 

[Img #286837]Hoy el día se ha despertado hermoso, ajeno a todo cuanto sufrimos. Un ligero ventecico esparce el dulce olor de la flor del tilo. Seis de julio, la muerte se ha cobrado su tributo antes de tiempo. De fondo, dobla una campana que nos recuerda lo ineluctable del destino y certifica cómo el temor irracional se nos oculta entre inmensos fardos de símbolos y palabras.

 

Hoy debería hablar de Cospedal que ha ganado perdiendo, de cómo se va a perpetuar en la Secretaría General de su partido consolidando a los nietos de Franco que, aunque simulan juventud, destilan el olor avinagrado de los ancianos.  Pero no, ni de la manada; tampoco. Pobre España, pobres de nosotros. 

 

Mejor hallar la pena resumida en versos; o sea, en música triste y en metáforas desabridas. De la muerte que llega por las tardes «cuando las sombras pálidas se alargan, / y los contornos se derrumban1…».  O de por qué la vida nos empuja hacia el abismo por causa de, «ese río del tiempo2», un «tiempo hambriento y crudo3», «que va a dar a la mar4».

 

Las palabras tejen frases amargas que destruyo con ira; tengo que acudir a los libros donde se contienen las ideas, donde se habla del dulce sueño, de la paz aprehendida por intermedio de la Sabiduría: «Cuando te acuestes, no tendrás temor; sino que te acostarás, y tu sueño (te) será suave5». Más símbolos, más palabras. Lorca y su caballo desbocado que derrama su sangre a la luz de la luna. La muerte que hasta ayer habíamos ignorado se nos hace presente, ocupa el proscenio en la obra de la existencia, trasmutada en palabras que duelen. Palabras que dan sentido a una realidad que aún no comprendo. Palabras para decir que se nos ha ido Pedro, quien tanto amaba la poesía que es la vida. Con él, una parte de nuestra memoria se diluye en un cuenco repleto de lágrimas de afecto.

 

Sit tibi terra leuis6.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress