Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 10 julio 2018

FE EN EL SER HUMANO (Por Eduardo Martínez Rico)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Mientras rumio este artículo me entero de que han salido de la cueva los niños de Tailandia. Han salido todos incluido el entrenador. Con las malas noticias que tenemos en el día a día, o las malas noticias que vemos en los telediarios, ya podemos estar contentos, encantados, con una tan buena.


    

[Img #287329]Un buen ejemplo de que el ser humano también realiza heroicidades, como la labor conjunta del equipo que ha hecho posible esta gesta. Y la propia resistencia y actitud de los propios niños.
  

Esto nos tiene que dar energía, para vivir con más fuerza e intensidad nuestro hoy, nuestro mañana, el verano y el futuro.
    

En el telediario de Antena 3 han recordado otra gesta, la de los jugadores del equipo de rugby que lograron escapar de un accidente aéreo en los Andes, y que estuvieron atrapados allí entre las montañas en circunstancias muy adversas.
    

Se me erizaba la piel de la emoción pensando que si ellos habían logrado algo tan difícil yo podría hacer cosas mucho menores que sin embargo me costaban. Y como yo nuestra sociedad en general ante los riesgos que tenemos por delante.
    

El ser humano, como decimos ahora, a veces “se sale”.
    

Yo soy una persona curiosa, por un lado soy muy constante, muy regular en mi actividad, sobre todo en lo que realmente quiero, pero tengo unos picos muy fuertes en algunas ocasiones, y desde ese punto de vista soy irregular. Es como si en algunos momentos, bastantes, subiera grandes puertos, y es entonces cuando consigo mis hazañas particulares.
    

Pero supongo que eso descansa precisamente en lo cotidiano, en lo rutinario, es decir, en mi caso, en el ser constante.
    

Toda esta historia de Tailandia, como aquella que ocurrió en los Andes a aquellos deportistas, nos debería llenar de fe y de fuerza.
    

Hace unos días escribí un artículo sobre Machado. Decía Machado, precisamente, que por muchas cosas que el hombre sea o llegue a ser, nunca será nada más importante que ser hombre, es decir, un ser humano.
    

Yo hace algún tiempo me di cuenta que lo que más me importaba de mí, lo que más me gustaba, de lo que estaba más orgulloso, era el ser un hombre, es decir, un ser humano. Poder tocar mi cuerpo, mi cara, y palparlo. Poder pensar, hablar, leer, escribir…
    

Una vez llamé al abogado Javier Gómez de Liaño y me dijo que estaba en una biblioteca pública, leyendo a Ortega, y me dijo precisamente esto, pero de otra manera: “Lo importante es que podamos seguir pensando, sobre Literatura, sobre Derecho…”
    

Nuestra capacidad racional, tan importante. Una importante esencia, tal vez la más importante, la esencia, pero no quiero limitar.
    

Creo que hay que descubrir, redescubrir, nuestra propia grandeza, grandeza no exenta de humildad, grandeza humilde, pero grandeza.
    

Descubrir lo grande y lo maravilloso que puede ser el ser humano, cuando a veces la realidad, y la realidad que nosotros creamos, parece empeñada en demostrarnos todo lo contrario.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress