Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 11 julio 2018

MANIFIESTO DÍA TURNO DE OFICIO (Colegio de Abogados de Cuenca)

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN | Colegio de Abogados 0 Comentarios

 

Llegada la fecha en que se celebra el día del Turno de Oficio, desde el Colegio de Abogados de Cuenca, entendemos que no sólo es momento para la autocomplacencia y el reconocimiento de los indudables méritos de aquellos abogados, que tan abnegada labor desempeñan, sino también, y casi a título principal, es la hora de formular algunas reivindicaciones, dirigidas a mejorar las condiciones profesionales que tan sufrido colectivo merece, las cuales se hallan relacionadas con el precario tratamiento que sus integrantes reciben en el ejercicio de su tarea de defensa de los ciudadanos más necesitados económicamente.  

 

-En relación con el particular expuesto, y refiriéndonos, en primer término, al marco legislativo que pauta las indicadas relaciones profesionales, entendemos que se impone la promulgación de una nueva Ley de Asistencia Jurídica Gratuita y Turno de Oficio que regule la materia y sustituya al texto legal de 1.996, Ley que deberá revestir rango de Ley Orgánica y no de Ordinaria por afectar a derechos fundamentales.

 

-De otra parte, somos de la opinión que los actuales criterios de concesión al justiciable del Beneficio de Justicia Gratuita, deben ser objeto de una serena revisión, de forma que, tanto se adecuen a la real y verdadera insuficiencia de ingresos del solicitante, como se tome en consideración otro tipo de parámetros para dilucidar el otorgamiento de tal beneficio, tales como el abuso en su solicitud, o el uso indiscriminado y espurio del mismo.  
 

-Así mismo, estimamos que la totalidad de las actuaciones profesionales de los Letrados del Turno de Oficio y asistencia jurídica gratuita deben ser retribuidas. Entendemos que el hecho de que algunos de los actos desarrollados por nuestros colegiados queden sin ser retribuidos, pertenece a un marco jurídico laboral más propio de tiempos decimonónicos,  que de una sociedad, como la actual, en la que, afortunadamente, se extrema el rigor por respetar los derechos de los trabajadores y profesionales.

 

- Y ¡qué decir de la ausencia de retribución por los kilómetros recorridos por los letrados de la Asistencia, en preservación del derecho de defensa de los detenidos!. Francamente, entendemos que esta situación no se puede prolongar por más tiempo, y se debe estipular el cobro de una suma por kilómetro recorrido, en equitativa correspondencia por la prestación de tan necesario servicio.

 

- Sin abandonar el capítulo retributivo, nos hacemos eco de una vieja aspiración de nuestros colegiados, cual es la de que cada jornada de Guardia del Letrado suponga una retribución con carácter fijo en concepto de “disponibilidad” del profesional, adicionándose otra suma de carácter variable, a determinar en función del número de asistencias y actuaciones que preste a lo largo de esa Guardia, desde la primera de ellas inclusive. Y ello, encaminado al sano propósito de que los honorarios de nuestros colegiados alcancen, simplemente, el nivel de “dignos”, y de entablar una correlación entre los mismos, y el relevante papel que desempeñan.

 

- Igualmente entendemos que el abogado que se vea abocado a renunciar a la dirección técnico jurídica de un asunto que le haya sido encomendado, debería percibir una cantidad en concepto del informe de insostenibilidad que, al objeto e argumentar dicha falta de viabilidad jurídica del caso, se vean obligados a redactar.
 

​-De la misma manera, defendemos el criterio de que los baremos sean actualizados, de manera automática, conforme al IPC, tal y como se viene haciendo en colegios pertenecientes a otras Comunidades Autónomas. Desde el Colegio de Abogados de Cuenca nos vemos obligados a denunciar la desigualdad existente entre los honorarios con que son retribuidos nuestros colegiados, de los de aquellos otros con que lo son los abogados de otros Colegios, desigualdad que obviamente, entendemos que hay que ir limando. A igual servicio, igual retribución, es una máxima constitucional que no puede quedar sin reconocimiento en el ámbito de tan noble proceder profesional. Esperamos que el camino que otros representantes públicos anduvieron en pos de tal equiparación retributiva, no sea desandado ahora, a causa de meras motivaciones políticas de ocasión, y en detrimento de los miembros de nuestro colectivo.

 

​- Los honorarios  de los Letrados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuita deberían ser asumidos por la Administración Pública, en todos aquellos supuestos en que se deniegue el derecho al justiciable, sin perjuicio de la facultad de repetir, contra aquel a quien se le ha desestimado la concesión de tal derecho, que pudiera ejercitar la Administración.
 
​-Resulta llamativa, por otra parte, la falta de protección social de que adolece el tratamiento normativo que se dispensa a los profesionales que se encomiendan al Turno de Oficio y a la Asistencia Jurídica Gratuita. En tal sentido, es nuestro deseo proponer, como fórmula de previsión social, que cada jornada de Guardia del Letrado, computare como 3 días de cotización efectiva a la Seguridad Social: si cada trabajador cotiza un día en su historial laboral por cada 8 horas trabajadas, una Guardia de 24 horas equivale a 3 días efectivos de cotización.
 
-En el mismo sentido, reivindicamos una compensación con rango de complemento como Pensión No Contributiva a aquellos Abogados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuita con una antigüedad mínima de quince años de dedicación a dicho servicio y que al llegar a su jubilación no disfrutaren de pensión o ésta no alcanzase al menos el importe del Salario Mínimo Interprofesional. En ese caso, deberá recibir una prestación no contributiva cuyo importe dependerá de que sus ingresos al jubilarse, por todos los conceptos, no superen el SMI vigente al momento de la solicitud de la prestación. La cantidad a recibir mensualmente será la diferencia entre el SMI computado anualmente y la declaración de ingresos anuales del Abogado, prorrateada en doce meses. La finalidad de la prestación es lograr que ningún Abogado que haya prestado al menos quince años de servicio público al Turno de Oficio o Asistencia Jurídica Gratuita no disfrute de unos ingresos mínimos anuales iguales al menos al SMI.
 
​-En el ámbito organizativo y de infraestructuras, reclamamos la creación, en las sedes judiciales de instalaciones adecuadas para llevar a término las entrevistas, toma de contacto y preparación de actuaciones judiciales, de los Letrados con los justiciables.
 
- El establecimiento de los mecanismos adecuados para la coordinación de los señalamientos, comparecencias y actuaciones judiciales, a fin de evitar retrasos y largas esperas de los Letrados del Turno de oficio en General y de la Asistencia jurídica gratuita.

-Se impone, de igual modo, declarar la gratuidad de los cursos de reciclaje de los Letrados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuita que sean obligatorios para la prestación del servicio, promoviendo su impartición por vía telemática, así como la libre expedición de diplomas acreditativos al efecto.

 ​-Así mismo, solicitamos la homologación de los cursos de reciclaje de los Letrados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuita que por su adscripción sean obligatorios a los efectos de puntuar en cuanto a mérito y capacidad en concursos y convocatorias de empleo público.

La integridad de las reivindicaciones que formulamos, están enunciadas desde el más absoluto convencimiento de que el abogado, y, en particular, el que está adscrito al Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuita, debe desempeñar una labor eminentemente social; pero entendemos que media un abismo entre el desempeño de una labor social, e incluso altruista, y un ejercicio profesional que llegue a gravar la economía de quien lo ejecuta. No hemos de perder de vista que la precariedad retributiva, puede comprometer la calidad del servicio prestado, en franco detrimento de los intereses del justiciable, y los derechos de los que el texto constitucional le hace titular y depositario.

Por último significar que, en fecha tan señalada, no podemos por menos que tributar un encendido reconocimiento a todos nuestros abnegados colegiados, que, sufriendo las carencias que les impone el sistema, se emplean, denodadamente, por erigirse en garantes de los derechos de los ciudadanos que más lo necesitan, sufriendo las más crudas penalidades y viéndose abocados a soportar, en no pocas ocasiones, un trato displicente, e incluso, rayano en lo vejatorio. A ellos nuestro más sentido agradecimiento y admiración.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress