Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 6 agosto 2018
Turismo

Pontedeume, un pueblo con alma

Marcar como favorita Enviar por email
REPORTAJES | Eduardo Martínez Rico 0 Comentarios

Sin duda hay lugares muy hermosos en el mundo, pueblos con mucha personalidad, espacios maravillosos. Unos no pueden competir los unos con los otros. Son todos paraísos.

[Img #290914]

 

Sin duda Pontedeume, entre A Coruña y Ferrol (Galicia, España), es uno de ellos.
    

 

Yo quería escribir sobre Pontedeume, el pueblo de mi padre, de mis antepasados, el pueblo que ya llamo “mi pueblo”, para simplificar, pero también como cumpliendo una deuda del corazón. 
    

 

[Img #290916]Son tantos años veraneando aquí –y algunos años no sólo veraneando- que ya lo siento muy mío. Se me hinchan los pulmones de su rico y puro aire cuando llego de Madrid, y mis ojos no aciertan a hacerse cargo de tanta belleza como tienen su paisaje, sus edificios, el carácter que posee, por su Historia y por su presente.
    

 

Ya he escrito otros artículos sobre él, a lo largo de mi vida, incluso una novela, recién publicada, ambientada en toda esta zona. Pero ahora quería hacer algo diferente. Y pensando pensando se me ocurrió esto: “Pontedeume es mi casa, yo la considero como tal, pues entonces voy a escribir un texto como el que enseña su casa, su hogar, con poca o ninguna erudición, con todo el cariño.”
    

 

Empezaré por un dato, sin embargo. Es un pueblo muy antiguo, de gran solera: su carta puebla data nada menos que de Alfonso X, el Rey Sabio.
    

 

[Img #290917]A Pontedeume le da gran parte de su personalidad, y su nombre, el Puente de Piedra, bellísimo, que tiene orígenes romanos, pero que ha recorrido mucha Historia, muchísima, para llegar hasta hoy.
    

 

También le da mucha personalidad el Puente de Hierro, alto y fuerte, por donde pasa el tren. El Puente de Hierro y el puente de la AP-9, en el río, me enseñan que a veces, muchas veces, las cosas necesitan tiempo, y lo que parece en un momento que no encaja, o que resulta feo, luego se integra perfectamente en el paisaje y queda precioso. Eso es lo que creo que le ha ocurrido al puente de la autopista que cruza el Río Eume.
    Hay que hablar un poco del Río Eume, por supuesto. El Puente de Piedra es un puente que, digamos, separa toda una ría, la de Ares, y el río, el Eume, al menos en mi entender o imaginación.
    

 

El Eume es un río increíble, insertado en una fraga que es parque natural, unos parajes deliciosos llenos de paz y de belleza. Subiendo por el río uno llega al Monasterio de Caaveiro, un monasterio medieval lleno de resonancias y sugerencias. Precioso.
    

 

En fin, que esta zona tiene de todo, y todos los detalles vibrando en armonía, haciendo la vida dulce y placentera, aunque es verdad que en invierno suele llover mucho –si no no estaría todo tan verde y feraz- y eso puede resultar un poco incómodo. 
    

 

Hay una playa fantástica, la playa de la Magdalena, amplia, larga y ancha, muy recogida, con pocas olas, ideal para los niños.
    

 

Yo vivo aquí en verano, y para escribir este artículo fui pensando en Pontedeume caminando por el Puente de Piedra, volviendo de la playa, subiendo las calles del pueblo, o corriendo por el paseo marítimo del río.
    

 

También salí un par de días a hacer fotos, y me gustaría publicar algunas con este texto. No quiero agotar el tema, sino abrir boca, animar a los visitantes a que vengan a Pontedeume, a disfrutarlo. Aunque quizás no sea necesario, porque Pontedeume, mi pueblo, es muy famoso, conocidísimo.
    

 

Yo hablo sobre él cuando me muevo por ahí, y casi todo el mundo me dice que lo conoce.
  

[Img #290915]

Es un pueblo grande, pegado al monte Breamo, en cuesta, con calles tirando a estrechas, muy bonitas. Es un pueblo vivido, es decir, no está de exposición, para que lo vean, sino que es un pueblo en el que brota y se mueve la vida día a día.
    

 

Mucha gente lo conoce un año, invitada por amigos, y ya vuelve todos los años. Aquí se hace vela ligera, piragüismo, muchos tipos de deporte, del mar y de la tierra. Cada persona encuentra aquí el plan que mejor le viene, para descansar o para desarrollarse, en el cuerpo, en la mente y en el alma.
    

 

Porque desde luego Pontedeume es un pueblo con alma, con una alma grande y ancha que comparte con todos sus hijos y visitantes.

 

“A Paco Allegue, in memoriam.”

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress