Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 6 agosto 2018

¿QUO VADIS, TOLEDO? (Juan Sánchez Sánchez)

Marcar como favorita Enviar por email
OPINIÓN | ELDIAdigital 0 Comentarios

Que huela a elecciones no significa carta blanca para acometer acciones propagandísticas, que además pueden tener dudosa rentabilidad política. Junto al proyecto de parque de Puy du Fou, apoyado de forma entusiasta por los gobiernos regional y municipal y por algunos medios de comunicación, se anuncia pomposamente un nuevo ferial en la zona de Safont y una preocupante Modificación Puntual número 29 del PGMOU de 1986 que tiene entre sus fines principales la construcción de más cinco mil viviendas en La Peraleda. Ahora me centraré en este último tema.


    

¿Qué justifica esa actuación? Desde luego no la demanda de viviendas. Toledo cuenta con 83.972 habitantes (2017), muy lejos de aquellos 130.000 previstos por el Plan de ordenación Municipal de 2007 para el año 2020. Toledo crece muy tímidamente y existe un parque de viviendas disponible que no justificaría nuevas construcciones. Pero, además, entiendo que no deben crearse nuevos barrios: Toledo ha crecido desordenadamente, sin un modelo, y ocupa un término territorial desorbitado para nuestra población. El casco histórico prosigue su lento declive, a pesar de que por distintas razones aparecen más residentes censados que los que realmente viven en el recinto. Sigue echándose de menos un verdadero plan que impulse la rehabilitación de viviendas y atraiga a nuevos vecinos, con ventajas y servicios que hagan atractivo vivir en el Toledo monumental. Respecto a los sucesivos nuevos barrios, los más poblados, como Santa María de Benquerencia, Santa Bárbara, Buenavista, Santa Teresa-Reconquista, Palomarejos y San Antón-Avda. de Europa tienen aún carencias importantes de servicios públicos esenciales; y los más recientes  (Valparaiso, La Legua, Cigarrales de Vistahermosa, Tres Culturas, La Bastida, Montesión, San Bernardo, San Pedro el Verde…) presentan unos déficits de transporte y servicios que evidencian lo problemático que es para una ciudad y su Administración municipal responder a las necesidades de los ciudadanos que decidieron vivir en esos barrios.
    

 

No ha habido proyecto de ciudad y los expertos dicen que eso ya no tiene arreglo. Pero lo inaudito es seguir creando problemas en la misma dirección. Cuando unos ciudadanos adquieren una vivienda no son conscientes tal vez de los inconvenientes que van a tener en el futuro. Pero el Ayuntamiento tiene que velar por el bien común. Su tarea no puede limitarse a aprobar construcciones sino que tiene que tener un modelo de ciudad y de sociedad. ¿O es que va a exigir a las empresas constructoras que doten al barrio en su proyecto de los servicios básicos: colegio, centro de salud, biblioteca y centro cívico, parque…?

 

Estoy hablando de temas prácticos o domésticos. Pero los gobernantes deben tener presente otras consideraciones. Desde luego, la esencia y el fundamento de Toledo está  en el hecho de disponer como corazón un casco histórico que fue declarado en 1986 Patrimonio de la Humanidad y que contiene, junto a sus monumentos, el paisaje admirable de la ciudad y el río Tajo, dos elementos neurálgicos que hay que valorar y proteger con la misma fuerza y convicción que cualquiera de nuestros grandes y emblemáticos edificios monumentales. 

 

Uno de los objetivos de la citada  Modificación Puntual número 29 del PGMOU de 1986 es el cambio de uso de suelo de La Peraleda, calificado como «no urbanizable y en parte protegido» en 1986, que pasará a «urbanizable de uso residencial». No hay disimulo posible: pretenden construir  un nuevo barrio de 11.304 habitantes y 5.300 viviendas, que prácticamente sería el segundo barrio de la ciudad en población. Optan por edificar viviendas en bloques de cinco pisos, con lo que está asegurado el fin del bellísimo paisaje que se puede contemplar desde la Peraleda. Como recuerda Antonio Zárate, “el Convenio Europeo del Paisaje, aprobado en 2000 por el Consejo de Europa y ratificado por el gobierno español el 7 de noviembre de 2007, ha convertido la atención al paisaje no sólo en una recomendación sino en una obligación para los poderes públicos, poco después de que el ayuntamiento de Toledo aprobara el 27 de marzo de 2007 un POM que proponía como objetivo casi lo contrario: compactar la ciudad, urbanizar todos los suelos de las vegas, alta y baja, y con ello la desaparición de paisajes culturales que constituyen la esencia de Toledo.”
    

 

Zárate ha incidido especialmente en las consecuencias que para el paisaje tendrá la construcción de esas viviendas. Pero hay más razones para no desarrollar ese plan enfebrecido de viviendas. Otra voz autorizada, el arquitecto Tomás Marín Rubio ha realizado un completo informe sobre la vivienda en Toledo, precisamente por encargo de la Empresa Municipal de la Vivienda de Toledo, que contiene información muy importante. Cita un parque de viviendas vacías en Toledo de 4.030, de las cuales buena parte están en el casco histórico. Y entre sus principales conclusiones destaco estas dos:

 

“En un contexto de estabilidad o bajo crecimiento demográfico, cualquier política devivienda debería centrarse más en la mejora, actualización y optimización del parque existente que en el incremento cuantitativo, especialmente cuando éste impliqueocupación y urbanización de nuevos territorios.” Y la segunda es bien explícita:“Debemos frenar e incluso revertir la tendencia actual al abandono de las áreas centrales y crecimiento de la periferia”.
    

 

¿Por qué, si el Ayuntamiento tiene estos informes, decide renovar la construcción de viviendas, más en zonas y proyectos que han sido claramente declarados nulos por la Justicia? Sólo desde la complicidad de las instituciones con los poderes económicos puede entenderse este proyecto de construcción de viviendas, que será un nuevo mazazo al casco histórico y va contra toda la legislación de protección patrimonial. 
    

 

Seguir potenciando el ladrillo sabemos que no es la mejor fórmula para desarrollar Toledo. El Ayuntamiento, con el Consorcio y la Administración regional, debe buscar fórmulas que garanticen que el corazón de la ciudad, que es el casco histórico, recupere población y vivir en el casco se convierta en una aventura verdaderamente atractiva para las familias. Poner los esfuerzos en rehabilitar viviendas con prestaciones del siglo XXI, con sistemas de comunicaciones, una ciudad que sea modelo y referencia para otros entornos. Edificar nuevos barrios sin consolidar y modernizar los existentes es un tremendo error y una huida hacia delante. ¿Quo vadis, Toledo?

 

Juan Sánchez Sánchez.

Historiador y bibliotecario.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress