Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 8 agosto 2018

SÍNDROME DENUEVO RICO (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

En los sorteos que se celebran a diario en nuestro país participan millones de personas buscando una vida económicamente mejor. Difícil, muy difícil acertar pues en el caso de La Primitiva o Bonoloto, estamos hablando de quince millones de combinaciones posibles. El mayor premio recayó hace unos meses en un joven de Barcelona al que la diosa fortuna le hizo ganarcien millones de euros.

 

 

[Img #291313]Pues bien aunque algo tarde desde estas líneas, aunque no creo que las lea, le doy mi más sincera enhorabuena… de momento.

 


Quedarán ustedes algo confusos ante felicitación tan contingente. Disipar cuanto antes malos entendidos. No es envidia, sana ni de la otra. Un “pelotazo” de tantísimo dinero para un sesentón como es mi caso, supondría un inapropiado y complicado “beginethebeguine”, que no deseo. Estoyo.k.enel rellano de mi escalera vital. Cambiar de vida a estas alturas no haría sino “sacarme de unas casillas” en donde tengo todo a mano y enseguida encuentro aquellas cosas que busco…que dicho sea, cada día son las menos.

 


Además me daría mucho miedo lanzarme a disfrutar de esos placeres que están reservados para motores con menos kilómetros y mejores chasis. Y temo también que el exceso me acabaraprovocando en principio una livianay agradable sensación de vacío que se tornaría en desesperación cuando quienes quedaran vacíos fueran los bolsillos… que no sería el primero que siendo multimillonario acabara debiendo más de lo ganado. ¿No es esto en definitiva y por extensión lo que nos ha pasado en la España de hace poco? Muchísimos bolsillos que se llenaron de dinero,fabricados con tejidos mentales poco curtidos.

 


Consecuencia de las malas digestiones, cuando el estómago famélico se atiborra cada día de manjares abundantes demasiado condimentados. Sorprendente desenlace para quienes teniendo todo, acaban perdiendo hasta la vida. Es la paradoja más inesperada. Y es que el dinero, valor universal, parece que eterno, es sin duda un magnífico pasaporte para conseguir casi todo en la vida,pero casitodo… únicamente, ¿y después qué?
El dinero ha sido siempre ese gran objeto de deseo por el que muchos hombres han pagado a veces, bastante más de lo que vale…para acabar perdiendo después lo que buscaban…la felicidad.

 


Todo esto lleva a preguntarme: ¿Qué posee este salvoconducto universal, este aceptador de voluntades, ese gran “conciliador” de pareceres, aquél dios temporal y efímero?

 


Y esto es lo que me contesto: Todas las cosas poseen determinadas características que las hacenperceptibles; forma, color, sabor, olor y peso; en suma, cualidades que definen al objeto en cuestión expresando sus peculiaridades, su singularidad. El dinero también las tiene.Así podemos comprobar que el color del dinero puede ser blanco o negro según su procedencia; el sabor del dinero es como el agua, dulce que calma la sed o salada que la acentúa. El dinero huele al sudor del esfuerzo y trabajo, a la humedad de lo oscuro y sombrío o a frío panteón familiar. El peso del dinero es liviano cuando podemos con él pero muy pesado cuando su poder de persuasión nos vence. La forma del dinero da lo mismo, que siendo redonda o cuadrada, es casi siempre perfecta. 

 


Pero tiene otras características que no son tangibles y pueden ser muy peligrosas incluso para la salud. La consistencia del dinero varía según la temperatura a la que se le someta. Duro y rígido cuando hace frio en la billetera; dúctil y generoso, cuando hace calor…en el corazón de quienes lo tienen. La fragilidad del dinero es la misma que las mentes y afanes de los seres que lo poseen.

 


 El peligro más grande que tiene el dinero es hacerle creer al que lo amasa que puede volar con él por encima de la realidad. El dinero es un magnífico indicador para medir la verdadera talla humana de quien lo atesora. Una oportuna “parábola laica de los talentos” para todos nosotros, convertidos hoy en merossujetoseconómicos, hijos materialesdel tiempo que nos ha tocado vivir, tiempos neocapitalistas de excesos y carencias que los cubos de basura se encargan cada madrugada de diagnosticar: síndrome de nuevo rico.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress