Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 16 agosto 2018

CREACIONES: MOLINA DE ARAGÓN (Por Jesús Millán)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Llegaron una mañana, muy de mañana, día de fiesta, con la luz ya clareada, en una primavera, a aquel lugar-escultura-instalación de habitabilidad-pueblo-ciudad. Llegaron los dos viajeros, y fueron arropados por el frío, llegaron hace más de una docena de años, durante unas horas, degustaron con sus pies las calles, degustaron algunos alimentos, degustaron el aire.

 

 

[Img #291993]Por unas horas intentaron entender la distancia de su lugar de origen, intentaron comprender-entender el misterio de existir-vivir, de los lienzos de muro y de los cuerpos-mentes-almas que han existido, respiran-existen en el profundo centro de Hispania, a mil metros de altura.

                       

- Ciudad-escultura que ha pasado antes por el nombre de Molina de los Caballeros. Como todo lugar-pueblo-ciudad llena-rellena de seres humanos, ha pasado por los mares de la historia con distintos vericuetos, en nuestro caso, también por el incendio masivo en el contexto de la guerra de la Independencia.

                       

Siempre guerras, parece que el ser humano, al menos desde el neolítico, está encaminado-sentenciado a la guerra. Bueno es recordar que quizás, este flagelo o esta epidemia psicosocial, igual que se han resuelto algunas epidemias biológicas, la viruela o el tifus, esta pandemia se podría resolver, si primero, empezásemos a creer que se puede resolver, segundo, empezasen estudios concretos, para encontrar nuevas teorías y concepciones, tercero, aplicar los resultados que se encontrasen. Bueno es recordar esta sugerencia e hipótesis, en una ciudad al lado de la Torre de Aragón de  esta ciudad.

                       

- Por encima del río Gallo, en el llamado Puente Viejo, los dos viajeros miraban las aguas, no diremos, la metáfora eterna, de nuestro transcurrir de nuestros alientos-sentires-pensares-pesares vidas-existencias. Pero el movimiento del agua, en una mañana de domingo, de primavera fría, sin casi nadie por las calles, es como un talismán que recuerda algo de lo que fue, algo de lo que podría ser. En definitiva, tantos adjetivos posibles del estar en un ser rellenado de tiempo.

                       

- Castillo, Castillo de Molina de Aragón, piedra sobre piedra, formando lienzos, líneas quebradas, que llamamos murallas. Dicen, que éste es uno de los más grandes de la Piel de Toro. Siempre la defensa, los seres humanos tienen que defenderse, sus vidas y haciendas, de las intenciones del otro-otros, a lo largo de la historia-Historia. De ahí nacen-surgen-devienen estas arquitecturas, dicen que Castilla, deviene de esta necesidad. Cientos, dicen, quizás miles de estas estructuras debió o debieron existir en los siglos que median entre la prehistoria y la era contemporánea, es decir, hasta hace dos siglos. En ese trozo de pan de la historia, miles de estas entidades se fueron formando, pasando por una cultura o por otra, desde la celtiberias, romanas, visigodas, árabes, cristianas... fueron tachonando la piel de la Península. Aquí en este lugar, origen celtibérico, después dicen, dieron el salto, a la etapa altomedieval, sin pasar por lo romano, sin pasar por lo visigodo, noticia que dicen, noticia que dudo…

                       

- Como todas las ciudades-aldeas-pueblos de Europa, este lugar también se llenó de cantos de alabanza y petición al Supremo Ser Infinito, que nosotros los humanos llamamos Dios, esas voces, se reflejaron en diversas estructuras, una de ellas, el convento de san Francisco.

                       

También reposar los ojos, la mirada, quizás la mente, en la Iglesia de Santa María la Mayor, la Iglesia de Santa Clara, la Iglesia de San Felipe…, lugares-espacios donde los humanos creen se interrelaciona al Misterio de lo Otro con el misterio de lo otro, lo Inmensamente Grande e Infinito con lo limitadamente grande e ilimitado del ser humano. Dos Infinitos, uno con mayúscula, el Ser Supremo, otro con minúsculas, el ser humano con sus limites ilimitados, con sus ilimitados límites. Dos hambres que se intentan unir, el Hambre de Dios por el hombre-mujer, el hambre del hombre por el Ser Supremo… Esto es la historia-Historia, esto forma también la sal-aire-agua-fuego de la humanidad…

                       

En estos vientres de edificio, formado por paredes de piedra, pero llenos-rellenos de palabras de literatura-filosofía-revelación-espiritualidad. En estas bodegas de lo Ilimitado, hechas carne de tierra-piedra-espacio-tiempo, por la combinación de ese deseo de Dios para el hombre y de Dios del hombre, y ese deseo-anhelo del hombre para y de y en Dios. Eso somos, aunque ahora lo ignoremos, aunque ahora, nos neguemos a ver-sentir-percibir-pensar-desear lo que cientos de generaciones, que han pasado por diversos caballos de la historia y con distintos ropajes de cultura, que han ido vistiendo a los pueblos-hombres-mujeres.

                       

- Sembrada por las calles de palacios, piedras que respiraron esplendor durante siglos, y que ahora nos miran, preguntándonos, por qué han cambiado tanto los tiempos. Quizás, siempre ha sido la misma la historia, siempre van cambiando los poderes concretos y fácticos, pero siempre, existen poderes, siempre rodeados de sus lenguajes y de sus vestiduras, siempre ejerciendo sus ansias, y siempre, intentando cohesionar pueblos, para que recordando a Hobbes, el ser humano, la irracionalidad, el leviatán no se apodere de las calles, el orden impere y los humanos, pequeños o medianos o grandes, puedan continuar con sus vidas-existencias, puedan ir pasando desde la niñez a la ancianidad. Y se vayan al Otro Lado con una sonrisa.

                       

Para terminar, solo me resta, para no cansar más sus oídos y sus resplandores de sus neuronas, que visiten este lugar, un fin de semana, al menos unas horas, en verano, tendrán el frescor de las sonrisas, el invierno, comprenderá algo de la frialdad que envuelve las nubes, pero en cualquier caso, comprenderá-entenderá, al menos, se le pondrá en la tesitura, de enfrentarse más y mejor al espejo de su carne-psique-alma. De conocerse mejor a usted mismo, si mira y se remira y mira dentro de si mismo, más o mejor, podrá quizás irse no solo con sus carnes y mente más descansada, sino quizás también haberse encontrado un poco más y mejor con su alma-espíritu. Y de camino a otro lugar del mundo, llévese “Dulces Patas de Vaca”. Las pequeñas cosas que nos permiten seguir sonriendo…

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress