Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 17 agosto 2018

ALERTA AMARILLA (Francisco Javier Page)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

El amarillo, desde Molière, es un color de mala suerte; el pobre, días antes de morir, vestido de esa guisa tuvo fuertes convulsiones sobre el escenario. Los actores suelen prescindir de él en sus atuendos por si acaso; algunos políticos, no.

 

 

[Img #292185]Hoy, 17 de agosto, se esperan lluvias torrenciales en Cuenca y Albacete. La Agencia Estatal de Meteorología lanza una alerta amarilla sobre el riesgo de tormentas en el este de la región; anoche diluviaba. Tengo que arrancar los cenizos que han ocupado el jardín, limpiar los canalones que se desbordan cada vez que se mea un pajarete, podar esa maldita parra que ha salido donde no debía. Hay tantas cosas que hacer… Leo y leo, buscando en los libros una vida que me reviva; qué aburrido es el campo, cuán tedioso es el mundo donde habito. Junto al libro, los guantes de piel de bicho muerto, las tijeras de podar, un palustre oxidado para sacar las ramotas de los canalones —al final tendré que hacerlo con la mano desnuda—, y una taza de café doble con sacarina, por favor.

 

Hoy es 17 de agosto, aniversario de los atentados de Barcelona. En la tele salen algunos políticos de plástico, todos iguales; llevan lazos amarillos en homenaje a una república excluyente, paleta, una república carlistona bajo los auspicios del president que rabió en Bruselas. Suena en un escenario la versión para violoncello de «El canto de los pájaros», un villancico triste que grabó Pau Casals en la Casa Blanca; la letra no pega mucho con lo que pasa en la Plaza de Cataluña: cada avecica se maravilla por el nacimiento de Jesús, el gorriato, el pardillo, la totovía, el reyezuelo…; pero la música, ay la música, tristeza, melancolía, emoción contenida, afecto por los que fueron asesinados por aquellos desalmados.

 

La Gemma Nierga echa mano de un poema fastuoso de un caballero inglés, un tipo impresionante, John Donne (1572-1631):

 

«Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas, doblan por ti».

 

Ente unos y otros me van a hacer llorar, jolines. 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress