Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 19 agosto 2018

COMPLEJIDAD CEREBRAL (Por Fermín Gassol)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Fermín Gassol Peco 0 Comentarios

[Img #292366]Parece ser que los hombres no entendemos con facilidad a las mujeres. Una queja que podemos oír en boca de muchas de ellas y ¡oye! puede ser que tengan algo o bastante de razón. Si bien, vayamos por partes, que una cosa es querer explicarse y otra muy distinta poder entender lo que ellas dicen. Lo que resulta muy curioso, sin embargo es que esta expresión en sentido contrario no es tan frecuente escucharla; yo al menos creo que nunca he oído decir a un hombre: mi mujer no me entiende. ¿Responderán estas afirmaciones al hecho de que la mujer tenga realmente en su siquismo un grado de complejidad mayor al del hombre? Hasta ahora parecía ser que sí, que el hombre era un ser con una estructura mental y sicológica más simple, práctica o global que la mujer. Que ellas responden a un grado de complejidad mayor que los hombres.

 

Lo que relato a continuación bien puede retratar las formas de ser tan distintas de hombres y mujeres. Hace ya bastantes años, viviendo en Madrid, me encontraba en la esquina de Cea Bermúdez con Guzmán el Bueno de Madrid. Un vehículo no frenó a tiempo y dio un pequeño golpe a otro que estaba detenido en el semáforo; un golpe de nada. Los conductores se apearon y viendo que no había desperfectos en ninguno de sus coches decidieron seguir circulando; cuando la acompañante del vehículo agredido vio que el conductor había dado carpetazo al asunto, se bajó gritando descompuesta, obteniendo una automática y equivalente respuesta por parte de la acompañante del coche agresor; tuvo que intervenir la policía. Quien se incorporase al espectáculo en esos momentos buscaría con ahínco el inexistente cuerpo del delito.

 

Pues bien, una neuropsicóloga estadounidense publicó hace unos años un libro en el que estas aseveraciones quedan en entredicho. ”El cerebro masculino”, que así se llama el libro aborda la complejidad de la masa encefálica de los hombres. De simples nada, dice la entendida, el cerebro de los hombres tiene la misma complejidad que pueda tener el de las mujeres pero eso sí, es un cerebro más teledirigido. La causa parece ser que radica en el componente hormonal. La testosterona hace al hombre más agresivo y determinante…para lo bueno y para lo malo. La mujer tiene más equilibrado el sistema hormonal y no depende tanto de sus instintos sexuales por ejemplo, sino que es más comedida y receptiva.

 

Podríamos expresar de manera festiva estos comportamientos que la neuróloga americana expone haciéndolo en lenguaje pirotécnico, diciendo que el hombre es como un cohete y la mujer como una sofisticada bomba de colores pero en la tierra. Es en definitiva lo que hace atractiva la traca final.

 

Termina diciendo esta experimentada neupsicóloga lo que todos sabemos y tememos, que a los hombres también les llega una especie de menopausia hormonal y que a los ochenta y cinco años los comportamientos del hombre y la mujer tienden a parecerse e igualarse; algo normal y lógico porque para entonces pocos espectáculos pirotécnicos pueden darse ya.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress