Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Domingo, 26 agosto 2018

UN EJEMPLAR DEL FEMINISMO CATÓLICO (Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

En la vida siempre ha estado presente la mujer y sin ella es impensable la sociedad; y por eso no han faltado ejemplares admirables en ella y en la Iglesia. En julio hace 50 años Carmen Cuesta del Muro, en el 32 aniversario del martirio de Pedro Poveda, moría esta profesora teresiana, que en marcha en España e Hispanoamérica, puso en marcha numerosos proyectos para la mujer universitaria.

 

 

[Img #293024]Es una de las mujeres de la historia de España en la primera mitad del s. XX, que nació en Palencia el 1890 y fue alumna de la Escuela Superior del Magisterio, prestigioso centro académico para la preparación de profesores de Escuelas Normales e Inspectores de Primera Enseñanza, inspirados e influenciados por las ideas de la Institución Libre de la Enseñanza. Entró en contacto con seguidoras de Pedro Poveda, colaborando algún tiempo en la educación y cultura femeninas. En los años veinte del siglo pasado, Carmen puso en marcha la Acción Católica de la Mujer, que se difundía  por toda España y desde aquí pasó a Hispanoamérica. A los 28 años de edad fue directora de la primera residencia de chicas  iniciativa que ofrecía alojamiento a las jóvenes que llegaban  a Madrid para  estudiar. Eran  tiempos en  que las mujeres comenzaban a acudir a la Universidad.

 


Durante el gobierno de Primo de Rivera, fue llamada  con otras mujeres a tomar parte en la Asamblea Nacional como Secretaria de la Sección Educación e Instrucción, y fue una gran defensora de los derechos de la mujer, creativa, feminista y progresista, cuando muchos trataban a las mujeres como inferiores, hasta lograr cambiar las leyes que  las discriminaban en el Código Civil, vigentes hasta el cambio en1981, cuando ella ya había muerto el 1968, siendo una gran polemista y considerada como protagonista del feminismo católico. El 1928 se doctoró en la Universidad Central de Madrid con premio extraordinario, siendo la primera mujer en conseguirlo en el mundo del Derecho en España. Fue una auténtica  intelectual, a la altura dentro de las grandes figuras de su tiempo, con una cultura y unas cualidades para la oratoria y con  una gran claridad para afrontar los problemas y exponer y defender sus opiniones. También fue enviada por la Institución Teresiana para impulsar los planes educativos católicos, en Chile, Uruguay, Argentina, Bolivia  y  México.

 


Era el prototipo de mujer que buscaba Pedro Poveda en las Teresianas: como  mujer capaz de enseñar con clima y métodos nuevos, participativos, con exigencias, disciplina y afecto entre profesores y alumnos, con ambiente creativo, en  libertad y no represivo. Así era el modelo pedagógico y educativo elaborado en las primeras décadas del s. XX., con pensamiento e ideario pedagógico nuevos, que ordenaba la educación de la persona, en su realidad personal y social, promoviendo la capacidad femenina para desarrollar iniciativas y creatividad, ambiente de aprendizaje permanente y relacionando su  realidad con la ciencia, buscando la novedad y verdad que acercan a Dios, con apertura y compromiso de cambio. Así lo resume Ángela del Valle: era un modelo pedagógico, dotaba para la enseñanza, y con un compromiso de cambio permanente, sin rigidez y animando a metodologías  nuevas y estimulantes. Junto con María Echarri y Josefa  Segovia, creó unas instituciones que ponían de relieve la actuación de la mujer, no solo en el hogar y en la familia, sino también en la educación y la sanidad, en el trabajo profesional y en la Iglesia, frente al alejamiento, la secularización y  el laicismo contra  la fe, ofertando grandes oportunidades  para la educación. Así lo destaca Marisa  Rodríguez Abanades, biógrafa de Pedro Poveda, que siempre daba gran relevancia a la educación para cualquier trasformación social. Y cuando hay confusión y degradación sobre la función de la mujer

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress