Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 29 agosto 2018

RECUERDA QUE SOLO ERES UN HOMBRE (Por Francisco Page)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

En la cuadriga del romano, junto al general triunfante, había un esclavo que tenía dos tareas: portar la corona del triunfo sobre la cabeza del homenajeado y acallar las ínfulas del imperator recordándole su condición de hombre mortal.

 

 

[Img #293885]La realidad es poliédrica; por lo tanto, es muy probable que usted y yo la percibamos de distinta manera; eso explicaría las diferencias ideológicas e incluso religiosas. El control del individuo parte de la necesidad que tienen los líderes de unificar el pensamiento de aquellos que les pertenecen, —así son más fáciles de controlar—, para lo cual tienen la costumbre de generar un manual donde queden reflejadas las señas de identidad. Un líder lo es más cuantos más valores comunes sea capaz de inventar; eso explicaría que un personaje tan escaso como Puigdemont sea tan aclamado: ha sido capaz de desempolvar un catecismo que a modo de letanía se repite a cada instante en aquel territorio. Y digo desempolvar porque ese mantra es antiguo, viejuno, del siglo XIX, cuando tipos tan malvados como el cura de Flix salían de aquellos predios para difundir a tiros sus ideas de Dios, Patria y Rey; hoy, Dios, Patria y República, (¿ha observado que muchos de los que salen con el lazo amarillo son de misa diaria?).

 

La realidad se sustenta en la incertidumbre del individuo que quiere respuestas, del ser aislado que busca un sentido a su existencia, una esperanza. Los que peinamos muchas canas nos hemos curtido en decepciones, lo que visto en positivo significa que conocemos mejor la naturaleza humana. No te voy a relatar el tiempo y el espacio que he perdido apoyando a personas en la creencia de que defendían unas ideas que me eran propias, ni te enumeraré las docenas de desengaños que ahora no me entristecen, apenas si siento la nostalgia de una juventud perdida. Eso me ha hecho lo que soy, un descreído, un individuo aislado que disfruta con la soledad y con los libros: «si no siempre entendidos, siempre abiertos» que decía Quevedo. Soy un ser que cada día se esfuerza en ignorar a aquellos que solo son hombres; gentes que relucen, pero cuyo verdadero valor no llega a un ardite. Te confieso que no siempre lo consigo.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress