Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 27 septiembre 2018

POSTEGUILLO Y GARCÍA GUAL (Por Eduardo Martínez Rico)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | ELDIAdigital 0 Comentarios

Ayer asistí a un acto interesantísimo. Nada menos que un diálogo entre el escritor de novela histórica Santiago Posteguillo y el catedrático de Clásicas y experto a su vez en novela histórica Carlos García Gual.


    

[Img #298319]El acto, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, lo organizaba la editorial Ediciones B celebrando el más de un millón de ejemplares de venta de la trilogía de Escipión de Santiago Posteguillo.
    

 

Yo, en principio, fui porque Carlos García Gual es un buen amigo mío y siempre es un placer verle y escucharle sus amenas y sabias palabras.
    

 

Pero también soy autor de novelas históricas y todo lo que se dijo ayer no dejó de interesarme en lo más profundo.
    

 

Carlos aportó su gran conocimiento del género y demostró que se había leído muy bien la  obra de Posteguillo. Además, entre los dos se percibía una corriente de simpatía, de amistad y una cierta complicidad.
    

 

El acto fue apasionante por muchos motivos pero para mí tuvo especial significación porque Posteguillo, a partir de los comentarios de García Gual y de los asistentes, fue hablando de su proceso creativo, de su forma de trabajar, de su pasión por la literatura, por el género de la novela histórica.
    

 

Se mostró un escritor apasionado, pero también racional, muy metódico. ¿Un profesor que escribe novelas? No conozco la faceta de profesor de Posteguillo, pero me da la impresión de que al igual que ha conseguido el equilibrio en sus novelas entre el ritmo narrativo y la precisión histórica, como ha escrito García Gual en feliz frase, Posteguillo adquiere la armonía entre el docente y el escritor, respondiendo todo, tal vez, a una misma pasión intelectual y vivencial.
    

 

Me gustó mucho conocerlo. Aprendí grandemente. Posteguillo, por lo que le escuché, es un escritor de novela histórica muy diferente al que yo soy, pero también tenemos muchos puntos en contacto.
    

 

-Yo necesito enamorarme de un personaje –dijo ayer.
    

 

A mí me ocurre lo mismo. Todo nace del entusiasmo por una persona del pasado, por una época, por un hecho puntual. En mi caso, hasta ahora, siempre ha sido un personaje. En el suyo parece que también.
    

 

Contó cómo se gestó la trilogía, su trayectoria, desde la escritura del primer volumen hasta el momento presente.
    

 

-Yo quería escribir una novela sobre Escipión, pero me encontré con que había escrito ya 50o páginas y Escipión no tenía más de 18 años. Pensé que tenía un problema.
    

 

Entonces contó cómo su mujer, en una zapatería, le dijo, de la manera más tranquila, que hiciera varias partes. Y así surgió la trilogía.
    

 

Ayer, en el Círculo de Bellas Artes, había ambiente de fiesta, entre el autor, el ponente García Gual, la editorial y muchos lectores y admiradores del escritor.
    

 

Yo, al llegar a casa, he cogido mi ejemplar de Africanus. El hijo del cónsul, el primer libro de la trilogía, y, hojeándolo, con detenimiento, he vuelto a recordar todo lo dicho y lo sucedido en la presentación.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress