Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 11 octubre 2018

LA IGLESIA EN ESPAÑA HOY (Por Vicente Langreo)

Marcar como favorita Enviar por email
BLOGS | Vicente Langreo 0 Comentarios

 Su misión ha sido y es ofrecer el Evangelio para que todos  podamos conocer a Dios y llegar a la salvación eterna; pero las necesidades del hombre son esencialmente cuatro: ser acogidos en la familia con amor, introducirnos progresivamente es la cultura, aprender a trabajar y recibir una creencia religiosa que dé sentido a todo y culmine en la salvación eterna. España como nación fue evangelizada  desde sus orígenes y  ha sido siempre evangelizadora. Su historia y su cultura se han desarrollado juntas, aunque con diferencias y sin confusión de poderes. En el s.XX hubo una guerra y una persecución religiosa que abrió grandes fisuras y sacrificios. Quienes vivimos la posguerra recordamos aquella progresiva reconciliación que por distintas causas no eliminó totalmente la división que venía del s. XIX. Y la ocasión para hacerlo fue la Transición  democrática y la recuperación de las libertades para homologarnos a Europa. Había que superar la división entre vencedores y vencidos, la Iglesia debía evangelizar a todos. tras veinticinco años de paz, con el Concilio, y estimulando la renovación y reconciliación sinceras. Aquella generación de jóvenes tenía esperanzas y miedos, sobre la legalización de los partidos políticos que nos había llegado al enfrentamiento y a la persecución. A un político que se atrevió a afirmar sobre el peligro de una democracia sin valores, le replicaron otros con dureza; pero esa verdad persiste.

La Iglesia de la posguerra formó a los sacerdotes, para evangelizar y servir a todos. Hubo ejemplos admirables de perdón. La Iglesia vive de su fidelidad a Cristo, a sus orígenes y a su misión evangelizadora; el clericalismo y el autoritarismo, no son  modos correctos. En la Iglesia son necesarios, el amor, racionalidad y la ejemplaridad. Después ocasional o intencionadamente, el trato entre políticos y eclesiásticos acorta distancias.. En ocasiones la Iglesia ha ejercido funciones  de mediación; a veces difícil, cuando el nacionalismo se vive como un sucedáneo de la religión. Algunos políticos crecidos en ciertos momentos, ven a la Iglesia como  tigre de papel.”No te equivoques, Alfonso-dijo D. Fernando Sebastián: “la Iglesia ha visto caer a muchos imperios” El franquismo fue como una instauración transitoria hacia la monarquía sin la hipoteca de los partidos,  renovadora y coherente con  la tradición  y la realidad de España. Franco fue  hombre de autoridad, responsable ante  la sociedad y ante Dios. Le costó asumir la libertad religiosa y ayudó a la reconstrucción material y espiritual de la Iglesia española, creyó ser fiel a la tradición y le costó asumir ciertas consecuencias  del Concilio. La misma Iglesia tuvo dificultades, hasta afirmar que “vive entre las persecuciones del mundo y las consolaciones de Dios”(GS) Desde Pablo VI la Iglesia apela mucho al diálogo, a la educación desde de la verdad, la racionalidad y  la formación integral. El Evangelio entraña una humanización personal, social y servicio al bien común

La Iglesia no es políticamente neutral, ante los atropellos contra la dignidad de las personas y del bien común. No hace suyos a los partidos políticos, pero les pide respetar  la vida en todas sus etapas y que la economía esté al servicio de las personas y de las naciones, y cuidando la Tierra casa  común, para bien y al servicio las formas esenciales: el amor, la cultura, el trabajo y la religiosidad, como caminos de salvación, frente a la hostilidad e indiferencia. La sociedad  necesita las transiciones permanentes que entraña el cristianismo. Pero además  España está necesitando ahora recuperar es espíritu de la Transición política, cuando vuelven los odios y las divisiones que llevaron al sacrificio a dos décadas, hasta España fue  reconocida. Hay todavía hostilidad, crítica y hasta oposición a la religión en la Escuela. Las obras como Caritas son un testimonio elocuente. La Iglesia  no es “un tigre  amenazante” pero está viva  “Falta conocimiento, comunicación y encuentros amistosos” como los hubo en la Transición mencionada.                            

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
eldiadigital.es
eldiadigital.es • POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIESAVISO LEGAL Mapa del sitio
© 2018 • 2010 Todos los derechos reservados. Información de agencias: Europa Press
Powered by FolioePress